Detienen en el Helicoide a padres y hermanos del joven que irrumpió en el BCV

A- A A+
junio 24
/ 2016

Los padres, tres hermanos, el padrastro, un cuñado y un vecino del joven Juan David Oliveros García (27), quien irrumpió armado el pasado lunes en el Banco Central de Venezuela, permanecen detenidos en la sede del Sebin en El Helicoide, mientras el cadáver del joven aún no ha sido entregado a sus deudos para darle cristiana sepultura.

Este jueves, allegados al muchacho se encontraban reunidos en la residencia de su progenitora, ubicada en el sector La Tortuga del municipio Independencia en los Valles del Tuy, estado Miranda, preocupados por el destino de los arrestados.

Los familiares de Olivero accedieron a conversar con El Pitazo, sin embargo, por temor a represalias, solicitaron mantener sus nombres en reserva, “pues pueden venir por nosotros y meternos presos”.

“No sabemos que quieren averiguar las autoridades, no somos terroristas y Juan David tampoco. Él era un muchacho tranquilo, sin problemas, estudiado. No sabemos porqué actuó de esa manera, pues nunca nos comentó de sus intenciones. Era adulto y responsable de sus actos. No tenemos culpa de nada”, señaló una prima.

Según narraron los allegados a Olivero, los tres hermanos del muchacho de nombres Nelson Bello García, Isnalet Oliveros y Erika Bello García, su padrastro Nelson Bello y su cuñado Wuildermen Prieto fueron aprehendidos cuando se encontraban en la morgue de Bello Monte en espera del cadáver, mientras que a su madre, Elizabeth García, la llamaron a declarar a la sede del Cicpc y luego la privaron de libertad. “Desde la madrugada del martes están presos, sin bañarse y sufriendo el dolor de haber perdido a un ser querido. Esto es inhumano. Nosotros somos personas humildes, honestas, trabajadoras, no somos violentos”, aseguró visiblemente preocupada una tía del difunto.

Una hoja de vida intachable

Como una persona normal y sin problemas mentales, calificaron sus familiares al joven Juan David. El muchacho cursó bachillerato en la Unidad Educativa Guillermo Cova de la Urbanización Dos Lagunas de Santa Teresa.

Una vez graduado, comenzó a estudiar en el Instituto Universitario José María Carreño de Cúa, donde obtuvo el título de TSU en Administración de Personal. En el año 2012, hizo sus pasantías en el Banco Industrial de Venezuela en Caracas. Su promedio académico fue de 14,57. Según sus excompañeros de clases, era un muchacho colaborador y bastante aplicado. Se graduó en el tiempo reglamentario: 3 años. En la sede educativa, nunca presentó problemas.

Olivero trabajó un tiempo en el Centro Médico Paso Real en Charallave y luego montó una empresa de seguridad, para independizarse. A esa labor se dedicaba actualmente, al tiempo que estudiaba Derecho en la Universidad Santa María.

“Él, vivía con su mamá en La Tortuga, luego decidió mudarse a Cartanal, donde alquiló una habitación. Queremos dejar claro que no era malandro, ni drogadicto, por el contrario siempre tuvo buena conducta”, añadieron los deudos.

Los familiares de Juan David Olivero García dijeron estar dispuestos a protestar en la calle para ser escuchados. “Queremos libres a nuestros familiares, porque son personas de buen vivir y no hay motivos para que estén pesos”, indicaron los deudos, quienes además solicitan que cuanto antes les entreguen el cadáver de Juan David “para enterrarlo como Dios manda”.

EP