Desmantelan red internacional de desvío y cobro de llamadas telefónicas

A- A A+
mayo 28
/ 2016

El Cuerpo de Policía del municipio Colón logró detectar una red que desde Cúcuta y probablemente Bogotá, Colombia, interceptaba llamadas internacionales que eran desviadas hasta un centro clandestino de cobros, ubicado en Santa Bárbara de Zulia, municipio Colón.

El principal operario era un profesor de matemáticas e ingeniería de la Unesur, de nombre Manuel Segundo Ulloque Soroca, de 35 años, y quien junto a una operadora, quedaron detenidos bajo investigación, al tiempo que otras dos menores de edad, están siendo consideradas como testigos del procedimiento más impactante en materia de telecomunicaciones en la última década en el Sur del Lago de Maracaibo, reseñó un boletín de prensa.

El centro clandestino estaba situado en oficinas alquiladas en los edificios Doña Juana y Santa Juana, conocido popularmente como centro comercial Tallo, diagonal a la terminal terrestre de Santa Bárbara de Zulia.

Según José Graterol, jefe de Policolón, uniformados de la División de Inteligencia de Procedimiento Policial (DIPP) y el Cop, así como de vigilancia y patrullaje, incautaron 621 teléfonos locales de Cantv, 16 celulares, 16 antenas, 9 miniteléfonos, 2 fuentes de antena, 6 mil 400 tarjetas telefónicas, 680 tarjetas simcard, 50 cargadores, 5 router, 6 computadoras Canaima y una de alta tecnología, así como un Golp de altísima tecnología, con el cual interceptaban las llamadas.

Explicó Graterol que la red actuaba de la siguiente manera: desde el exterior detectaban las llamadas procedentes desde países como Bolivia, Bosnia, Brasil, Bulgaria, Camerún, República central de África, Miami en los Estados Unidos, Francia, entre otra veintena de países de tres continentes, luego, la llamada era transferida desde Cúcuta a la oficina de operaciones en el municipio Colón; allí hacía esperar varios minutos al usuario que llamaba para hacer que éstos consumieran saldo y a su vez se procedía hacer el cobro con antenas y el software especializado Team River, que sólo lo poseen empresas de telefonía a nivel nacional e internacional.

“Otra manera de operar era que tramitaban vía Skype los datos de líneas que a su vez eran usadas por espacio de siete días, que, una vez cumplían el objetivo de interceptar o rastrear, eliminaban; al mismo tiempo en un computador especializado, creaban líneas falsas y la meta era crear un centro de llamadas público, según se tenía planeado”.

El uniformado manifestó que sobre el procedimiento de interés nacional, se dio parte a las distintas instituciones estatales y que la Fiscalía décima sexta del Ministerio Público, tiene en su haber las actuaciones correspondientes para que procedan hacer las notificaciones internacionales, dado que presumen, de acuerdo a cruces de llamadas, que el autor principal de la red está en Bogotá, probablemente huyendo de la justicia de ese país.

El valor de cada llamada era de 4 bolívares por minuto, entre 600 y 700 mil bolívares mensuales de ganancia ilícita.

 

PN