Descubre los increíbles beneficios de incluir en tu dieta las semillas de patilla

A- A A+
junio 01
/ 2016

La sandía es una fruta deliciosa y refrescante que se caracteriza por su alto contenido de agua y sustancias antioxidantes. Es uno de los llamados alimentos veraniegos, ya que es idónea para hidratar el organismo en esos días de intenso calor.

Sumado a esto, cuenta con una riqueza en nutrientes esenciales que le proporcionan a la salud importantes beneficios.

Contiene una sustancia llamada licopeno que, a cambio de pocas calorías, contribuye a depurar el organismo y expulsar el exceso de líquidos.

Lo que algunas personas aún no saben es que sus semillas, esas que casi siempre desechamos, están llenas de nutrientes y propiedades que también se pueden aprovechar.

Su ingesta a través de infusiones y bebidas puede prevenir enfermedades y apoyar las funciones de varios órganos importantes.

¿Quieres conocer sus beneficios?

Laxante natural

Las semillas de sandía contienen una buena cantidad de fibra dietética, nutriente que regula el movimiento intestinal para estimular la expulsión de los desechos.

Su ingesta remplaza los laxantes sintéticos que recomiendan para combatir el estreñimiento y regular la digestión.

Excelentes diuréticas

Tal y como ocurre con la fruta, las semillas tienen una excelente acción diurética que favorece la expulsión de líquidos retenidos en los tejidos.

Su infusión medicinal es un antiguo remedio contra la acumulación de desechos en los riñones y la formación de cálculos.

Sus compuestos activos apoyan las funciones en el tracto urinario e incrementan la eliminación de líquidos para evitar la proliferación de bacterias.

También estimula la expulsión de toxinas y metales pesados, reduciendo el riesgo de enfermedades graves.

Dada su capacidad para equilibrar los líquidos y sales del organismo, su consumo regular favorece el control de la presión arterial alta.

Ricas en antioxidantes

Mientras que la fruta es rica en licopeno, las semillas contienen otros antioxidantes importantes como el magnesio y el zinc.

Estos participan en el control del daño oxidativo e impiden el deterioro temprano de las articulaciones y los huesos.

Buena fuente de energía

Es una pena que muchos prefieran lanzarlas a la basura que aprovechar sus valores energéticos. Las semillas de sandía contienen muy pocas calorías pero su significativo valor energético combate los estados de convalecencia y debilidad.

Sus minerales y fibra ayudan a combatir la sensación de cansancio para aumentar el rendimiento físico y mental.

De hecho, mientras que 100 gramos de sandía proporcionan solo 20,3 calorías, las semillas pueden proporcionar hasta 555 calorías.

Obviamente no alcanzamos a ingerir esta cantidad en cada toma porque usamos muy pocas en la preparación de la bebida.

Tratamiento de las dislipemias

Las dislipidemias o dislipemias son una variedad de alteraciones en el organismo cuyo elemento común es el desequilibrio en el metabolismo de los lípidos de la sangre.

El exceso de colesterol acumulado dentro de las arterias y el descontrol en los triglicéridos forman parte de estas condiciones.

Por ser un ingrediente rico en ácidos grasos poliinsaturados como el omega 3 y 6, estas semillas controlan estos problemas y facilitan la limpieza de la sangre.

Gracias a esto disminuye el riesgo de obstrucción y endurecimiento arterial, a la vez que evita problemas circulatorios y enfermedades cardiovasculares graves.

¿Cómo preparar una bebida de semillas de sandía?

sangria de sandia

La preparación de esta bebida es muy simple y no te quitará mucho tiempo. Aunque las semillas pueden usarse enteras, lo más conveniente es hacerlas polvo para que desprendan sus nutrientes.
Ingredientes

4 cucharadas de semillas de sandía (40 g)
1 litro de agua
1 taza de sandía picada (150 g) (opcional)

Instrucciones

Coloca el litro de agua en una olla y ponla a hervir a fuego medio.

Mientras que llega a ebullición, toma las semillas de sandía y tritúralas en un mortero o molinillo.

Cuando obtengas un polvo de las semillas, agrégalas al agua caliente y déjalas a fuego bajo durante treinta minutos.

Pasado este tiempo, apaga el fuego y déjalo reposar una hora.

A continuación, pasa el contenido a través de un colador y vierte el agua medicinal en una jarra.

Para obtener una bebida más deliciosa, pon el agua en la licuadora y bátela con varios trozos de sandía fresca.

Llévala al refrigerador o sírvela al instante con algunos cubitos de hielo.

Modo de consumo

Consume una primera taza de bebida en ayunas y espera como mínimo treinta minutos para ingerir el desayuno.

La puedes tomar durante dos días seguidos, cada semana, para obtener buenos resultados.

Evita agregarle azúcar o endulzantes artificiales porque se pierden sus propiedades.
Tampoco excedas la cantidad recomendada de semillas porque puede tener efectos negativos.

MCS