Desarrollan una app que detecta la cerveza rancia

A- A A+
mayo 23
/ 2016

Un equipo de químicos españoles desarrolla un sensor y una aplicación que avisan si la cerveza se ha puesto mala.

A diferencia de muchos buenos vinos, que ganan con la edad, la cerveza sufre con el paso del tiempo, aunque este deterioro es muy variable según el tipo de esta popular bebida y sus condiciones de almacenamiento.

El responsable de que la cerveza se estropee y adquiera un sabor rancio es el furfural, un compuesto químico que surge con el envejecimiento del producto y resulta difícil de detectar en los procesos industriales de fabricación de las grandes marcas.

En respuesta a este problema, un equipo de químicos de la Universidad Complutense de Madrid ha creado un método sencillo y barato que mide si la cerveza está echada a perder. El sistema consiste en unos pequeños sensores de polímero amarillos que se tornan rosas cuando entran en contacto con una birra con presencia del temido furfural.

Además, los investigadores han desarrollado una aplicación móvil basada en Android (ya preparan la versión iOS) que, a partir de una foto tomada a los sensores, indica la cantidad de furfural que hay en la bebida y, por tanto, la frescura de esta.

La química Elena Benito-Peña, una de las coordinadoras de la investigación, ha detallado el experimento al Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC): “Hemos incorporado en el material sensor un derivado de anilina que reacciona con el furfural y origina un derivado de cianina de color rosa que nos permite identificar la presencia del marcador en la muestra. La intensidad del color aumenta con la concentración de furfural en la cerveza y, por tanto, con el tiempo transcurrido desde su fabricación”.

La científica explica que el proyecto nació tras una reunión con la empresa cervecera Mahou-San Miguel en la que la firma expuso sus problemas técnicos para detectar furfural en los tanques de sus fábricas, y recalca que “este método de bajo coste puede utilizarse con otros alimentos como miel, leche, café…”.

MI