Saltar al contenido

¡De miedo! Escasez de gasolina en Venezuela está cada vez peor

2 noviembre, 2018

La escasez de gasolina en Venezuela alcanza el 80 % lo que es realmente alarmante para un país con las mayores reservas de petróleo del mundo.

La falta de combustible mantiene al borde del colapso a todas las regiones del país.

Aunque Venezuela cuenta con 18 refinerías en el mundo y seis en territorio nacional; hoy la mayoría de los estados enfrenta una escasez de gasolina que se refleja en interminables filas de automóviles a la espera del servicio.

Iván Freites, secretario de la Federación unitaria de trabajadores petroleros de Venezuela (Futpv), señaló que las interminables colas en las gasolineras se deben a la baja producción de combustible.

“No hay gasolina, está prácticamente paralizada la producción de gasolina en el país. La refinería de Amuay no tiene carga para producir (…) además, 70 % de la gasolina que se produce en el país es no terminada”, explicó.

De acuerdo con el representante de los trabajadores petroleros, lo poco que se produce se está exportando a países como Cuba o China para cumplir con acuerdos internacionales.

“Hubo una orden de (Nicolás) Maduro al ministro de Petróleo, Manuel Quevedo, de enviar un millón de barriles de crudo a China. Pararon las refinerías y bajaron la carga. Es más lo que se llevan a Cuba“, expresó

Usuarios en Twitter denuncian que la escasez de gasolina en Venezuela se da principalmente en el interior del país. Reportan que las principales ciudades afectadas son: Valencia en el estado Carabobo, Maracay en el estado Aragua, Barquisimeto en Lara y San Carlos en Cojedes.

Crisis petrolera

De acuerdo con la agencia de noticias Reuters, las cuatro destiladoras de la refinería Cardón, la segunda mayor de Venezuela, están detenidas por falta de crudo y una de las unidades por una falla técnica.

Mientras esto sucede, y Venezuela va paralizando sus refinerías y la población se va quedando sin gasolina, el Gobierno de Maduro tiene como prioridad “regalar” 11 millones de barriles de crudo a Cuba.

La agencia de noticias Reuters informó en un reportaje que la empresa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) reanudó el suministro de petróleo a la isla, totalizando, desde enero, 11,74 millones de barriles (unos 49.000 diarios), pero solamente entre los meses de junio y agosto le ha enviado al régimen 4,19 millones de barriles; lo que se traduce en USD $248 millones. Todo esto, en medio de la peor situación que ha enfrentado Pdvsa con la producción petrolera en sus mínimos históricos.

Liquidación de Pdvsa

La chavista e ilegítima Asamblea Constituyente de Venezuela busca liquidar a la estatal petrolera Pdvsa debido a las millonarias deudas que esta empresa mantiene.

La liquidación de Pdvsa era una situación inimaginable hace dos décadas, cuando la compañía era un ejemplo a seguir a nivel mundial, una corporación que fue la mejor de América Latina.

Según el economista José Toro Hardy, Pdvsa es la empresa que más aportaba al crecimiento de la economía venezolana. Hoy en día es la empresa que más aporta al empobrecimiento del país.

Y es que la producción de 1.200.000 barriles diarios, cantidad insuficiente para cumplir con las deudas extranjeras, es consecuencia del abandono, la malversación de fondos y la corrupción masiva del chavismo.

Según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), Venezuela es el país con las mayores reservas probadas de crudo en el mundo con 296.501 millones de barriles. Sin embargo, paradójicamente ya el crudo y su comercialización no es un negocio rentable para el país suramericano tras la brutal desidia del socialismo. Pdvsa ya no produce petróleo ni dólares.

Toro Hardy informó que en Amuay, una de las principales refinerías del país, se están produciendo 70 mil barriles de petróleo diarios, cuando la capacidad instalada es de 1 millón 300 mil.

La nación que enfrenta una escasez de alimentos y medicamentos única en su historia, tampoco ha podido escapar de la escasez de gasolina que afecta a gran parte de la población y la mantiene paralizada. Pues tanto los vehículos particulares como el transporte público se ven obligados a hacer largas filas para abastecerse que pueden durar de 4 a 12 horas, dependiendo de la región del país.