Cuando los pueblos se cansan ; Por César Miguel Rondón

A- A A+
mayo 13
/ 2016

Con lágrimas en los ojos la señora Dilma Rouseff dice que ella no cometió ningún crimen, y que, en todo caso, lo que está ocurriendo es una traición, no a ella, no al Gobierno, sino a los 54 millones de brasileños que votaron por ella. Ese es su argumento. Por eso ella considera que el impeachment es un golpe de estado. Coincide en ello plenamente con Nicolás Maduro, quien afirma que él está en la presidencia porque obtuvo un número de votos -todavía cuestionado, sin embargo- que le garantiza el ejercicio del poder. Por lo tanto, según su criterio, salir de la presidencia sería también un golpe. (Ayer, por cierto, regresó con su obstinada cantaleta de que hay un golpe de Estado en marcha. Ya está fastidioso).

Pero una cosa es cómo se llega al poder y otra cómo se ejerce. Se llega democráticamente -muy bien-, pero eso no es una patente de corso para hacer lo que le venga en gana. Una vez en el poder usted tiene que gobernar bien, tiene que satisfacer las necesidades del pueblo, de todos aquellos que, esperanzados, votaron por usted. Y, sobre todo, tiene que gobernar de acuerdo a la Constitución y las leyes. Si usted utiliza el poder para beneficio personal, si usted hace del poder un abuso, si usted llena de corrupción el ejercicio del poder, esos que votaron por usted se tienen que sentir defraudados, y, por lo tanto, tienen todo el derecho a exigir que usted salga de allí.

En el año de 1988, Carlos Andrés Pérez fue electo por 3.879.024 venezolanos, eso representó un contundente 52,89% de la votación. En 1993, al año siguiente de la intentona golpista -intentona golpista de verdad, cruenta y sangrienta, llevada a cabo por los líderes de este régimen-, en un sistema donde se respetaba la separación de poderes, la Fiscalía General llevó adelante una acción contra el Presidente de la República, y la Corte Suprema de Justicia terminó retirándolo del poder. Carlos Andrés Pérez lo aceptó y todavía nos retumba su frase: “Hubiese preferido otra muerte”.

Ocurrió con Pérez, ocurre con Dilma. Los pueblos se cansan. Que se vea reflejado en el espejo de Brasil, Nicolás Maduro y toda la arrogancia que lo rodea; estos personajes que consideran que el poder les pertenece ad eternum, que están allí per omnia secula seculorum.

Así como la señora Cristina Fernández de Kirchner, que se sentía eterna y todopoderosa, salió. Así como la señora Dilma Rousseff -que no osa hablar en ningún momento del escándalo de corrupción de Petrobras, y ahora llora sus lágrimas- salió. Así mismo, señor Maduro y quienes le acompañan, sepan que los pueblos se hartan, que los pueblos se cansan. Y así como con votos los pusieron allí, así, con votos, por más Socorros Hernández que busquen, de allí saldrán también.