Cuando las colas son de entusiasmo y optimismo ; Por César Miguel Rondón

A- A A+
junio 22
/ 2016

Hay urgencia en salir de esta situación terrible. Hay urgencia en salir de este gobierno. El primer día para validar las firmas las colas se desbordaron. Pero, a diferencia de las colas para buscar comida, en las de ayer había entusiasmo, mucho entusiasmo y alegría. El Nuevo País hoy ilustra su primera página con una fotografía sin duda dramática. Es la de un hombre frágil, evidentemente enfermo, de edad indefinible dado que su rostro tiene un tapa bocas y se le ve una sonda para poder respirar; es un paciente oncológico. Informa el diario que, después de una larga cola desde las 6:30 de la mañana, fue el primero que, a las 8, pudo validar su firma en el Estado Portuguesa. Así mismo, el Correo del Caroní da cuenta de Expedito Vera, una de las tantas personas de la tercera edad que acudió ayer a validar su firma. Dice él: “Quiero cambios en la política de alimentación, de educación, de medicinas, se me hace muy difícil conseguir mis medicamentos. Tenía un seguro de HCM por Sidor y lo suspendieron, recibimos de pensión apenas 15 mil bolívares que se van en nada. A mis 80 años nunca pensé que podía vivir lo que hoy vive Venezuela. Tuve una escuela donde presté mis servicios. A Sidor le debo todo, hoy la veo con nostalgia. Tiene instalaciones y personal en abundancia, pero poca producción ya que se politizó.”

El Estimulo.com reseña: “Adultos mayores salieron resteados a validar sus firmas. El Poliedro, La Boyera desde temprano estuvieron llenos para validar. Sin embargo, al menos mil personas se quedaron postradas a las afueras del centro sin poder cumplir con el proceso porque a las 4:04 de la tarde les cerraron las puertas por orden de los operadores del Consejo Nacional Electoral. Ni la lluvia, ni el sol ni mucho menos las largas colas de espera impidieron que los adultos mayores salieran a validar sus firmas.”

La prensa de todo el país va en la misma tónica. El Impulso, en Barquisimeto: “Marcha a buen ritmo la validación de firmas”. El Tiempo, en Valera: “Electores desbordan validación de firmas”. Panorama, en Maracaibo:“Validación de firmas rápidas y con civismo”. Todos los diarios nos hablan de una situación que, como definíamos, estuvo marcada por el entusiasmo y el optimismo.

Henrique Capriles afirmó que el 36,7 % de las firmas se validaron en el primer día. Hablamos de 71.557 firmas. Lo que promete una buena cantidad de mantenerse el ritmo para el día de hoy. Esto a pesar de todas las trabas, problemas e inconvenientes múltiples y de todo tipo impuestos por el Consejo Nacional Electoral.

Solo un detalle me llama la atención. Hemos hablado de adultos mayores, hemos hablado de los enfermos. ¿Y a los jóvenes no les interesa validar sus firmas? ¿Están tranquilos y conformes con lo que estamos viviendo? ¿O es sólo una cuestión de viejos ya cansados de tanta humillación?

PS: A media mañana corrió con insistencia la especie de que la mayoría de las firmas invalidadas por el CNE eran, precisamente, de gente joven. Veremos con el transcurrir del día.