Créditos rápidos online: ¿Están pensados para todo el mundo?

¿Cualquier persona puede solicitar un crédito rápido? Si y no. Se podrá solicitar el crédito teniendo en cuenta las condiciones que se nos imponen. No obstante, estos requisitos son bastante sencillos de cumplir por lo que podemos tener el dinero ingresado en la cuenta en muy poco tiempo (si tenemos una cuenta del mismo banco que la cuenta de la entidad que nos va a conceder el dinero, el préstamo se puede tener en tan solo unos minutos desde el momento en el que se apruebe la solicitud).

Empresas como Freezl se especializan precisamente en este tipo de créditos.

Sin embargo, hay que tener en cuenta una serie de consideraciones antes de cursar la solicitud de préstamo, y estas las vamos a evaluar en los siguientes puntos.

¿En que nos tenemos que fijar a la hora de solicitar un préstamo rápido?

Estos préstamos se pueden solicitar básicamente de dos maneras: o bien a través del teléfono, o bien a través de Internet.

Sin embargo, la forma más recomendable de hacerlo es online.

Las entidades encargadas de los préstamos rápidos nos ofrecen un completo simulador en el que podremos seleccionar la cantidad de dinero que buscamos y el plazo de devolución. Una vez que lo hayamos hecho, recibiremos la información pertinente a los intereses que vamos a pagar, así como al pago total.

Eso si, tenemos que considerar que este tipo de empresas vive a partir de los intereses que genera el préstamo, y que estos, según el caso, pueden ser muy elevados. Por esta razón, tan solo deberías de solicitarlo en el caso de que estés completamente seguro de que lo vas a poder devolver en el tiempo establecido.

Si se nos pasa el tiempo, la entidad cobrará unos intereses mucho más altos (Si esto pasase, lo mejor que podemos hacer es ponernos en contacto con ellos antes de que acabe el tiempo de devolución; probablemente tendremos que pagar de igual manera intereses elevados, pero no tanto como si se nos hubiera pasado el tiempo).

Para que te quede claro cuando deberías solicitar este tipo de préstamo, y cuando no, vamos a analizar un ejemplo práctico: imagina que un radar te ha multado circulando a una velocidad no adecuada para una vía y te ha llegado una multa con un valor elevado. Cómo es habitual en estos casos, si pagamos antes de un determinado tiempo, tan solo tendremos que pagar la mitad de la multa.

Debido a este descuento, son muchas las personas las que pagan sin rechistar. El problema viene si no hemos cobrado todavía para pagar la multa y que cobraremos una vez se haya pasado el tiempo para beneficiarnos del descuento.

En este caso, una buena idea podría ser solicitar el crédito rápido, pagar la multa y esperar a cobrar para devolverlo. Aunque tengamos que pagar intereses, terminaremos ahorrando dinero.

Con este ejemplo te puedes hacer una idea de cómo se puede usar correctamente un préstamo rápido.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.