Consternación en México por secuestro de futbolista

A- A A+
mayo 30
/ 2016

Fuerzas estatales y federales pusieron en marcha un operativo de búsqueda del futbolista mexicano Alan Pulido, delantero del Olympiacos de la liga griega, secuestrado por hombres armados tras salir de una fiesta en el estado fronterizo norteño de Tamaulipas.

El procurador del estado, Ismael Quintanilla, dijo a periodistas que aún se desconoce el paradero del jugador de 25 años y que no podía revelar detalles del caso.

“Tenemos información que fue interceptado por personas armadas y desde entonces se desconoce su paradero”, añadió.

Apoyados por al menos dos helicópteros, militares y policías recorrían el domingo algunas zonas de Ciudad Victoria, capital de Tamaulipas, para intentar dar con el jugador, según testificaron periodistas en la zona.

Pulido fue integrante de la selección que disputó la Copa del Mundo en Brasil 2014.

Las autoridades tampoco han dicho si quienes lo tienen se han comunicado con la familia para pedir algún rescate.

Ex compañeros de Pulido en la selección mexicana lamentaron el hecho a través de redes sociales.

Tamaulipas, fronterizo con Texas, es un estado donde por años ha habido una presencia de los carteles rivales del Golfo y Los Zetas, que son señalados de realizar secuestros, extorsiones y robos, además de sus actividades de tráfico de drogas.

LIBERADO

Tras permanecer secuestrados unas 24 horas, el futbolista mexicano Alan Pulido fue liberado, según confirmaron fuentes del gobierno de su estado natal de Tamaulipas.

De acuerdo a la información publicada por el diario Reforma en su página web, en la operación de rescate hubo heridos, pero no bajas.

El jugador estaba retenido en una casa de seguridad en Ciudad Victoria, capital del estado.

El gobierno estatal hizo públicas unas imágenes en las que aparece el futbolista, tras su liberación, con una mano vendada y conversando con el gobernador Egidio Torre.

“Estoy muy bien, gracias a Dios”, dijo el delantero internacional, de 25 años.

Pulido fue trasladado a un hospital para someterle a un reconocimiento médico.

 

EFE/LP