Conozca las 5 teorías conspirativas sobre la muerte de Hugo Chávez (Detalles)

A- A A+
marzo 06
/ 2016

Hugo Chávez es un mito en construcción. Y eso se refleja en las tesis que rodean a su muerte. El chavismo se ha encargado en tejer distintas versiones que tratan de indagar el origen de la enfermedad que acabó con la vida de su máximo líder. Espías de la alfombra roja, edecanes cercanos al mandatario, una bacteria creada en los laboratorios de la CIA, son parte de las teorías que buscan justificar un complot tras el deceso del teniente-coronel. Desde la oposición también se han generado rumores. El Gobierno anunció en 2013 una comisión científica para investigar el fallecimiento.

Sobre la muerte del “Comandante”, diversas teorías conspirativas o teorías de la conspiración se han desplegado como una plataforma para aquellos que siempre han creído saber algo más de la versión oficial: Hugo Chávez murió en Caracas el 5 de marzo como consecuencia del cáncer. Las teorías se nutren del mismo gobierno que nunca presentó la autopsia o un informe final sobre el diagnóstico, tratamiento y las operaciones a las que fue sometido el expresidente durante su convalecencia.

Cada una de estas teorías tienen un trasfondo político y ninguna de ellas han podido ser comprobadas. Todas apuntan a que Hugo Chávez fue víctima de una conspiración. El presidente Nicolás Maduro dijo el 5 de septiembre de 2013 que el chavismo esperará el “momento histórico” para conformar a una comisión destinada a investigar la “abrupta y extraña” enfermedad del mandatario. Su promesa no hizo nada más que alimentar a la maquinaria de rumores en la que se desplaza el “mito Chávez”.

Conozca las teorías más conocidas (hasta los momentos):

Víctima de la guerra bacteriológica

Esta es la tesis más popular dentro del chavismo. Desde la muerte del “Comandante”, exparlamentarios, moderadores de programas en VTV y hasta algunos ministros han sostenido que Chávez murió por un cáncer “inoculado”. Es decir, la enfermedad suministrada intencionalmente dentro del organismo del Presidente para debilitar su salud. Maduro ventiló en 2013 esta posibilidad y la exdiputada María León solicitó una comisión legislativa para comprobar la denuncia. Esa investigación nunca avanzó en el parlamento. Juan Martonaro, un columnista del portal chavista Aporrea dedicó 19 artículos para investigar las causas de la muerte. Concluyó que el exmandatario falleció producto de una bacteria producida en uno de los laboratorios de la CIA.

“No podemos descartar que Estados Unidos, frente a la imposibilidad de derrotar candidatos de izquierda, utiliza métodos diferentes del pasado, no como lo hicieron contra Trujillo y Diem, donde abiertamente tiran un tiro en la nuca. En este caso podríamos decir que se busca una manera de afectar la salud, el cáncer en sangre a través de una inoculación es la manera que uno puede imaginar en estas prácticas”, escribió Martorano en septiembre de 2014.

Edecán asesino

Es la versión más nueva conocida en torno a la muerte. Eva Gollinger, abogada estadounidense que trabajó para el chavismo en Venezuela, escribió esta semana en su última columna publicada en el canal de noticias ruso RT que “cada día se conocen más evidencias” del asesinato del nacido en Sabaneta de Barinas. Sugirió que el militar venezolano Leamsy Salazar participó en la muerte de Chávez al haber sido su edecán durante años. Recordó que Salazar ahora es “testigo protegido” en EEUU luego de haber vinculado con el narcotráfico al número dos del gobierno, Diosdado Cabello.

“Solo saber que uno de sus edecanes más cercanos durante años, quien estuvo a solas con él y quien le llevaba su comida, su café, su agua, hoy es un testigo protegido en Estados Unidos. Las acciones ocultas de Leamsy Salazar y su íntima colaboración con las agencias de inteligencia de Washington pronto se darán a conocer”, escribió Gollinger al referirse al expresidente.

Sean Penn “Bond” y Naomi “Mata Hari” Campbell

Es la más inesperada y, quizás, la más controvertida de las teorías. El periodista Miguel Salazar, publicó en su semanario “Las verdades de Miguel” en 2015 una nueva versión del “crimen”. En su columna ¿Quién mató a Chávez?, el comunicador sugirió que Hugo Chávez fue asesinado a “cuenta gotas” y vinculó al actor estadounidense Sean Penn y a la modelo británica Naomi Campbell de haber servido como “inflitrados” en Miraflores para consumar el hecho.

“Ambos estaban muy cercanos a Chávez antes de conocer su enfermedad”, argumenta el comunicador luego de comentar: “No olvidemos que el expresidente fue una esponja para atraer infiltrados”. Según Salazar, hay que recordar que “no se conocen datos de la autopsia” del exmandatario, por lo que no se puede precisar con exactitud la causa del deceso.

La conspiración de los Castro, según Anonymous

Esta versión es poco conocida, aunque muestra que las teorías conspirativas no provienen solamente del oficialismo. Se trata de una supuesta grabación obtenida por el grupo ‘Anonymous’ a partir de una computadora de un militar cubano. El audio se escucha al presunto oficial implicando a los hermanos Castro, Raúl y Fidel Castro, en el asesinato de Hugo Chávez para imponer un modelo socialista en Venezuela más cercano a La Habana, algo que según ‘Anonymous’, no era bien visto por el “Comandante”. Las intenciones del régimen cubano, según el audio, eran conocidas por algunos políticos opositores venezolanos. La trama, por supuesto, no tuvo ningún asidero. Ni siquiera tuvo eco dentro del oficialismo y la oposición al momento de ser divulgada en Internet.

La maldición de Tutankamón

Es la teoría esotérica del grupo promovida por sectores de la oposición. La versión implica a rituales de la santería y a la figura del mismísimo Simón Bolívar, el Libertador, que sirvió como uno de los ejes ideológicos de Chávez. Es una tesis que corre en las redes sociales. Se nutre con las trágicas y sucesivas muertes de algunos de los funcionarios que participaron directa o indirectamente en la exhumación del Libertador, ordenada por Hugo Chávez en 2010. El expresidente creía que a Bolívar lo mandaron a matar. Una sospecha que, paradójicamente, recuerda a las versiones tejidas en torno a la misteriosa muerte del líder de la revolución bolivariana.

EE