Conozca la mafia que tienen los colectivos en la venta y desvío de alimentos 

A- A A+
junio 09
/ 2016

Tras la toma de la parroquia 23 de Enero este lunes 6 de junio por parte de todos los colectivos que operan en esta zona popular comenzaron a manifestarse diversas denuncias sobre el porqué de la detención de los cinco miembros del colectivo Tres Raices, motivo por el cual cerraron por cuatro horas las principales calles del sector exigiendo “libertad”.

En Catia y el 23 de Enero informaron que la Policía Nacional Bolivariana (PNB) realizó allanamientos y luego la detención de los cinco hombres de Tres Raíces debido a que estaban “desviando camiones de comida”, pertenecientes a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), que iban a ser descargados en Catia, para venderles los productos a los bachaqueros.

Una fuente de Catia manifestó a El Cooperante que los colectivos le venden a los bachaqueros: paquetes de harina de maíz precocida, pasta, arroz, papel higiénico, entre otros productos regulados que están escasos, “cuando estos deberían estar en manos del pueblo”.

Asimismo, explicó que estos hombres les cobran vacunas a los comerciantes de esta zona. “Ya estamos cansados ellos salieron a protestar en el 23 de Enero por sus compañeros, pero ellos mismos se comportan como malandros y atacan al pueblo”, dijo la fuente de la zona popular que prefirió permanecer en el anonimato.

Los colectivos cerraron las calles del 23 de enero porque cinco miembros del colectivo Tres Raíces fueron detenidos por funcionarios de la PNB, por estar presuntamente implicados en un secuestro suscitado el 28 de mayo del año en curso. Los hombres fueron apresados en la carretera vieja Caracas-La Guaira, en el sector El Limón, específicamente en un sitio usado para la cría de pollos de engorde, así lo reza un comunicado difundido por la organización.

Los detenidos que ya encuentra en libertad fueron identificados como: Carl Johackson Salazar González, Manuel Augusto Espinoza Amaro, Antonio Rafael Rodríguez Ferrara, Daniel Alfredo Martínez López y Jorge Luis Vásquez Gil.

EC