Conozca cuál medida del BCV es calificada como absurda según Luis Vicente León 

A- A A+
junio 06
/ 2016

Luis Vicente Leon, presidente de Datanálisis, aseguró este lunes 6 de junio en mensajes colgados en su cuenta en twitter @luisvicenteleon que “es completamente absurdo que el BCV no emita billetes de muchísima más alta denominación para adaptarse a la pérdida de valor de la moneda”.

En Venezuela la máxima denominación es el billete de 100 bolívares y la menor de 2 bolívares, esta última ya no es aceptada en la mayoría de las transacciones, por lo que muchos compradores la rechazan para evitar inconvenientes al momento de pagar con billetes de baja denominación.

En su última cotización (viernes 3 de junio), el dólar flotante se fijó en 549,40 bolívares.

Para el también profesor de la Ucab, “no hay razón técnica para no tener billetes muchos más altos que reflejen la realidad económica. Es una decisión política absurda”.

Recordó que “del momento en que se emitió el billete de BsF 100 a hoy la inflación acumulada muy superior a mil por ciento”.

Considera que “es un karma tener y mantener efectivo para transacciones cotidianas en Venezuela, donde los sistemas electrónicos también se primitivizan”.

El suministro de billetes en cajeros electrónicos se dispara equivalente a la inflación, muy por encima de sus especificaciones técnicas.

Considera que “no hay forma de garantizar el suministro de efectivo que demanda la economía nacional, encareciendo y enrareciendo el sistema. Los costos de emisión de billetes de denominación absurdamente baja, son monumentales y representan una sangría de dinero innecesaria”.

León calcula que “la máxima denominación de un billete en Euros es equivalente, a cambio oficial, a 250.000 bolívares y en dólares a 50.000 (…) Calculado a cambio oficial Dicom (en el negro sería aún peor), el máximo billete de Venezuela es menor a una moneda de 25 centavos de dólar”.

A esto se suman “los costos de transporte de bolívares son absurdos, sin contar con el deterioro de los camiones de traslado”, expresó.

“Más allá de la necesidad de ajustar la economía para parar la inflación galopante, es necesario ahora emitir billetes con uno y dos ceros de más (…) Tener billetes de más alta denominación no resuelve el problema. Sólo reconoce la depreciación y facilita las operaciones. Pero eso es vital”.

“Sin embargo, nuevos billetes con vieja política de intervención y control es como el aumento de salario mínimo. Una espiral infinita”.

PN