Saltar al contenido

Conindustria asegura que el 22% de las empresas dejaron de existir

7 noviembre, 2018

“Venezuela dejó de ser un país industrial”, afirmó Juan Pablo Olalquiaga, presidente de la Confederación de Industriales de Venezuela, en la presentación de los resultados de la encuesta de coyuntura del segundo trimestre del año. Del total de empresas activas que a finales del año pasado llegaban a 3.200, hoy 22% están inoperativas, lo que indica que aproximadamente 700 han cesado actividades

“Es dramático observar que 22% de las empresas dejaron de existir. Es un reflejo y una demostración del proceso de mortandad y de destrucción que lamentablemente los venezolanos estamos viviendo en este momento”, expresó el titular de Conindustria.

En cuanto al 78% de las empresas que sigue produciendo, 97% de sus dueños considera que la situación del país está “peor” o “mucho peor”.

El estudio también señala que para 87% de las industrias disminuyó la materia prima en comparación con igual trimestre del año pasado. “Se va extinguiendo la materia prima que las empresas tenían para mantener sus operaciones”, dijo el directivo. Añadió que 72% afirmó que le quedaba menos de 3 meses de trabajo asegurado; mientras que 83% de la pequeña empresa señaló que “menos de un mes”.

Olalquiaga recordó que lo tradicional en Venezuela era que cerca de 90% de las empresas preveían que iban a tener solicitudes de sus productos tres o cuatro meses antes. Los números de la más reciente encuesta reflejan la contracción de la demanda, aseveró.

En el período estudiado también se observó que alrededor de 50% de las compañías trabajó a menos de 20% de su capacidad instalada. “Hay sectores como el de artes gráficas que funciona a 16% y el de autopartes 8%”. Solo 10% de los consultados contestó que opera entre 61% y 80%. Ninguno entre 81% y 100%.

91% de las empresas aseguraron que se ha reducido “drásticamente” su producción en unidades físicas, lo que refuerza las proyecciones de pérdida en más de 20% del producto interno bruto para 2018, el cual acumula una caída de 50,61% desde que Nicolás Maduro asumió el poder en 2013, de acuerdo con las cifras de la Comisiónde Finanzas de la Asamblea Nacional.

Además, en el trimestre, el incremento promedio de los costos de producción fue superior a 4.900%. Sin embargo, 32% aseveró que fue más de 5.000%. “Los consumidores no pueden pagar en hiperinflación lo que los productos van costando, por lo que las empresas han dejado de vender”.

Olalquiaga aseguró en su presentación que debido al empobrecimiento de los consumidores, 82% de las empresas prevé que sus ventas disminuirán, el factor que más impactó en la fabricación de productos en el segundo trimestre. Le siguen la falta de disponibilidad de divisas, el acceso a proveedores de materias primas, la incertidumbre en el escenario político e institucional y la falta de financiamiento.

“Las expectativas son desalentadoras”. 77% de las industrias considera la posibilidad de cierre en un lapso menor a dos años, lo que muestra la disminución de las inversiones, las cuales descendieron para 71% de las firmas entrevistadas.

Advirtió que el cierre de empresas va a prologarse mientras no haya un cambio político que traiga consigo la creación de un entorno económico distinto, con libertades y respeto a los derechos de propiedad. “Ya es horrible el hecho de que las empresas no puedan sostenerse, que los consumidores no puedan comprar los productos y que los trabajadores estén perdiendo sus puestos”.