¿Con qué saldrán? Gobierno se prepara para cambiar controles de divisas

A- A A+
febrero 04
/ 2016

Venezuela remodelará sus laberínticos controles de divisas en los próximos días para impulsar su economía, indicó el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera del país, Jesús Faría.

“Tenemos que realizar importantes correcciones al sistema de tasas de cambio de las divisas”, comentó Faría el miércoles a The Wall Street Journal. “Es evidente que el régimen de divisas vigente se ha agotado. Las políticas tienen que adaptarse a las realidades actuales”.

El gobierno de Venezuela ha modificado sin éxito el disfuncional sistema de controles de las divisas en cinco ocasiones desde que fijó la tasa de cambio con el dólar en 2003. El pasado febrero, creó una tasa de cambio oficial más débil para los viajeros extranjeros y los exportadores. Las medidas no han logrado limitar el mercado negro en dólares por su mala implementación y las tasas de cambio arbitrarias.

La remodelación actual es diferente por su alcance y el mayor papel de las fuerzas del mercado en la fijación de la tasa de cambio, dijo Faría, que añadió que el presidente del gobierno, Nicolás Maduro, anunciará los cambios “en unos días”.

El país cuenta con cuatro tipos de cambio para el dólar, que van desde los 6,3 bolívares por dólar para los importadores de alimentos y medicinas a los 1.000 bolívares por dólar que se pagan en el mercado negro.

Una devaluación de la moneda reduciría el déficit público de Venezuela al dar al Tesoro del país más bolívares por cada dólar de petróleo exportado. Esto también alimentaría la inflación al aumentar el suministro de dinero en la economía.

Las entregas arbitrarias de dólares a tasas de cambio preferentes hechas a empresas han provocado el robo de miles de millones de dólares entre 2012 y 2013, dijo Faría.

Esta remodelación del sistema de divisas forma parte de un paquete de reformas más amplio que el gobierno está preparando para superar la peor crisis económica de la historia de Venezuela, que se ha visto agravada por el descenso de los precios del petróleo. Se espera que la economía del país se contraiga un 8% este año y que la inflación se sitúe en el 720%, según el Fondo Monetario Internacional.

Entre las reformas previstas, está el aumento del precio de la gasolina o el aumento del papel del sector privado, dijo Faría. Las empresas privadas “desempeñan un papel fundamental en el desarrollo de las fuerzas productivas del país. Son esenciales”, agregó.

En el pasado, Maduro ha culpado de la crisis económica a las empresas privadas, a las que ha acusado de llevar a cabo una guerra económica contra su gobierno socialista.

Para tapar el agujero de los ingresos petroleros, Faría dijo que Venezuela pedirá nuevos préstamos a países aliados y no al Fondo Monterio Internacional. China ha prestado a Venezuela unos US$50.000 millones en la última década y los créditos se han devuelto principalmente en petróleo.

WSJ