Saltar al contenido

Comparador de préstamos: como utilizarlo

14 mayo, 2018

Los créditos rápidos online son una interesante opción que nos permite conseguir algo de dinero extra para llegar a fin de mes, para pagar una factura abultada, para afrontar una multa, el seguro de la casa, la hipoteca, o lo que necesitemos.

Teniendo en cuenta las ventajas que ofrecen, a nadie le extraña que las empresas que los ofrecen se hayan multiplicado en estos últimos años.

Esto debería ser positivo, pero es más bien desconcertante.

Para tener más claro si un préstamo nos interesa o no, la mayoría nos permiten usar su comparador de préstamos.

Lo podemos definir como una práctica herramienta que nos informará sobre las características del préstamo para que podamos tomar una decisión.

¿Cómo funciona un comparador de préstamos?

Primera fase

Esta primera fase nos permite evaluar las comisiones del préstamo. Concluirla no significa que nos lo vayan a conceder ni mucho menos; está más bien diseñada para que comprobemos si nos interesa, o si bien nos decantamos por otra opción.

Rellenaremos estos dos campos:

Importe: Cantidad de dinero que vamos a solicitar.

Tiempo: Tiempo de devolución del préstamo (pueden ser días, meses o años).

A medida que vayamos alterando estos valores irán cambiando las comisiones a afrontar. Podemos ajustarlos para adaptarlos a nuestras necesidades.

Una vez que estemos conformes con el resultado, pasaremos a la segunda fase.

Segunda fase

El sistema nos va a pedir más información sobre nosotros y nuestra situación económica.

Uso: Uso que le vamos a dar al crédito. Tendremos que indicar si lo queremos para reformar la casa, para estudiar, para hacer un viaje, reformas, para cubrir gastos médicos, para reunificar nuestras deudas, etc. Las empresas de créditos rápidos no siempre nos piden esta información.

Situación laboral.

Ingresos: Si estamos percibiendo ingresos por una nómina, pensión o cualquier otra fuente. Indicaremos el valor exacto y los gastos periódicos que podamos llegar a tener.

Edad.

Estado civil y miembros de la familia.

Tipo de vivienda: Indicaremos si la vivienda está en régimen de alquiler o propiedad.

Morosidad: Es posible que la entidad nos pregunte si estamos en algún tipo de registro de morosos, tipo ASNEF o RAI. Sin embargo, en el caso de que no lo indiquemos la empresa lo investigará.

Otros datos: También nos pedirán nuestro número de teléfono y una dirección de e-mail para contactar con nosotros.

Tercera fase

Cuando hayamos cumplimentado todos los datos anteriores tendremos un listado con los tipos de préstamos más interesantes. La empresa debe de hacer una valoración de nuestras condiciones para determinar si somos o no candidatos a recibir el dinero. Si faltase algún documento se pondrán en contacto con nosotros para que se lo mandemos.

En el caso de que todo vaya bien podemos recibir el dinero en un plazo de unos segundos (si tenemos cuenta en las sucursales que nos proponen) o en 24 / 48 horas laborales.

Así es cómo te puede facilitar mucho el proceso el uso del comparador de préstamos.