China lanza seria amenaza a Taiwán si insiste en independencia

A- A A+
mayo 21
/ 2016

El Gobierno chino ha amenazado a Taiwán con cesar las comunicaciones bilaterales si la isla no reconoce que hay “una sola China”, un día después del discurso inaugural de la nueva presidenta de Taiwán, la independentista Tsai Ing-wen, criticado desde Beijing por su ambigüedad.

El portavoz de la Oficina de Asuntos de Taiwán del Consejo de Estado chino (Ejecutivo), Ma Xiaoguang, advirtió este sábado que la única manera de continuar con “las comunicaciones regulares” Beijing-Taipei es “confirmando la adherencia” al Consenso de 1992.

Este consenso es una fórmula por la que ambas partes aceptan el principio de que hay una sola China, aunque cada una difiere sobre el significado de ese concepto: mientras para unos “China” es la comunista (Beijing), para otros “China” es la democrática (Taipei).

En unas declaraciones publicadas hoy por la agencia oficial de noticias Xinhua, Ma sostiene que este mecanismo ha ayudado a las dos partes a mantener un contacto periódico, evitar malinterpretaciones, mantener los desacuerdos “bajo control” e impulsar la confianza mutua y el entendimiento.
La Asociación para las Relaciones a ambos lados del estrecho de Taiwán, con sede en el continente chino, se suma a esta advertencia y señala en un comunicado que seguirá las negociaciones y su contacto con su homólogo en Taiwán siempre y cuando “se permita” a éste reconocer el Consenso de 1992, que Beijing interpreta como aceptación de que la isla es parte de China.

Las declaraciones llegan un día después de que la nueva presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, tomara posesión del cargo y reconociera en su discurso inaugural “el hecho histórico” que supuso la reunión en 1992 entre China y Taiwán, pero no que allí se llegase al Consenso de 1992, que no mencionó explícitamente como tampoco que Taiwán fuese parte de China, como le exigía Bijing.

Tsai no mencionó “una China”, ni que “Taiwán es parte de China”, pero sí que entre Taipei y Beijing hubo en 1992 “un reconocimiento común de dejar de lado las diferencias para buscar un terreno común”.

“Manejaremos los asuntos a través del Estrecho (de Formosa, que separa a ambos), de acuerdo con la Constitución”, señaló Tsai, en un reconocimiento indirecto de que la isla pertenece a China, pero no la comunista sino a la República de China, nombre oficial de Taiwán.

En respuesta a las palabras de Tsai, Beijing activó su maquinaria mediática y, a través de diferentes medios controlados por el gobernante Partido Comunista Chino (PCCh), presionó a la nueva mandataria taiwanesa para que se adhiera al mencionado consenso.

“Es importante para el continente chino obtener una respuesta clara por parte de Tsai sobre el principio de una sola China. Es un principio clave que no debería ser reemplazado por juegos de palabras ambiguos”, indicó en un editorial el diario oficialista Global Times.

Y añadía: “No ha lugar para retroceder en este asunto. Si hacemos concesiones, las fuerzas radicales de Taiwán creerán que pueden avanzar en la independencia taiwanesa”.

 

EMOL