¡Chanchullo! Magistrada jubilada denunció que fue presionada para retirarse

A- A A+
febrero 18
/ 2016

Los vicios en el proceso de elección de los 13 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) realizado en diciembre pasado, por la anterior Asamblea Nacional dominada por el oficialismo, habrían comenzado desde el mismo momento que en se abrieron las vacantes, gracias a la jubilación anticipada de quienes ocupan esos cargos, las cuales fueron resultado de presiones.

Así lo denunció la magistrada emérita Carmen Elvigia Porras a la Comisión Especial del Parlamento que investiga la designación de los miembros del máximo juzgado, ante la cual compareció hoy; y a la que dijo: “Fui obligada a jubilarme, no fue una decisión libre, sino producto de coacciones”.

Porras, quien hasta diciembre pasado se desempeñó como miembro de la Sala Social del TSJ, entregó como pruebas de sus palabras el recurso administrativo que en diciembre pasado entregó a la Directiva del TSJ y en el cual solicitaba que no se le concediera el beneficio de la jubilación. El escrito jamás fue respondido.

Quien fuera Directora de la Escuela Nacional de la Magistratura y Coordinadora de los tribunales de niños y adolescentes señaló directamente a la presidenta del organismo, magistrada Gladys Gutiérrez; y al primer vicepresidente, magistrado Maikel Moreno, de ser quienes la forzaron a retirarse antes de que venciera su período de 12 años, confirmó el presidente de la Comisión, diputado Carlos Berrizbeitia (MUD-Carabobo).

“La magistrada relató a la Comisión que cuando le preguntó a Gutiérrez y Moreno que por qué le violaban su derecho al trabajo y querían forzarla a dejar su cargo, le respondieron que eran órdenes del Alto Gobierno, que tenían números y sabían que iban a perder la AN y necesitan magistrados por 12 años”, comentó el parlamentario, quien advirtió que este comportamiento, de comprobarse, sería constitutivo de delito.

Pero Porras no fue la única que atendió la invitación del Parlamento, pues el también retirado Luis Ortiz Hernández, quien llegó a desempeñarse como Inspector General de Tribunales, hizo lo mismo.

Dos horas estuvieron los exmiembros del TSJ respondiendo las preguntas de los miembros de la Comisión.

Casi simultáneamente en el máximo juzgado se celebró un acto en homenaje a los 13 jubilados.

Cero colaboración

A diferencia de Porras y Ortiz, sus sucesores y los de los otro once magistrados no atendieron la invitación de la Comisión para despejar las dudas que hay en torno a sus currículos, informó Berrizbeitia, quien indicó que la Presidenta del TSJ no les envió los currículos de los 13 elegidos.

Por último, el diputado informó que tienen previsto citar a los miembros del Comité de Postulaciones Judiciales que evaluaron a los candidatos para que expliquen por qué consideran que los escogidos cumplían los requisitos para ser magistrados y si los lapsos previstos en la Ley Orgánica del TSJ se cumplieron.

EU