Carlos “El Chacal” dice que no hay pruebas en su contra

El terrorista venezolano Ilich Ramírez Sánchez, “Carlos El Chacal”, denunció que el proceso abierto hoy contra él en París por un atentado terrorista en septiembre de 1974 es “una manipulación grosera” porque “no hay pruebas materiales ni nada” que lo inculpe a él personalmente.

“No hay ningún testigo que pudiese identificarme”, señaló Ramírez Sánchez al tomar la palabra durante el examen de una cuestión de procedimiento con la que sus abogados cuestionaron la competencia del Tribunal de la Criminal de París para juzgarlo.

Además, denunció que está encarcelado en Francia desde 1994 “de forma irregular”, en alusión a la operación de los servicios secretos que permitió su captura en Sudán en agosto de ese año, según su versión de la mano “de la CIA” estadounidense.

Los jueces, sin embargo, rechazaron la petición de sus abogados de aplazar el proceso y juzgar a su cliente por un jurado popular y no por un tribunal integrado exclusivamente por magistrados, al tratarse de un asunto terrorista.

“El Chacal” dijo que en Francia no hay una verdadera democracia y lo comparó con la “democracia participativa” que según él hay en su país, Venezuela, desde la “revolución bolivariana” del ya fallecido presidente Hugo Chávez.

El acusado calificó a las asociaciones de víctimas que se han constituido en acusación particular en el juicio contra él de “carroñeros que consiguen dinero a costa del contribuyente francés”, en alusión a las indemnizaciones que podrían derivarse de una sentencia condenatoria y que serían pagadas por el Estado francés a título subsidiario.

Ramírez Sanchez, que tiene 67 años de edad y puede ser sentenciado a una tercera cadena perpetua, se definió como un “revolucionario profesional”.

A petición suya, mañana será examinado por un médico por problemas en un hombro que, dijo, corren el riesgo de agravarse si los agentes que le custodian le esposan las manos por detrás de la espalda.

El tribunal hizo un repaso de los testigos que se esperan durante el juicio hasta el próximo día 31 de marzo, varios de los cuales han excusado su presencia con certificados médicos para no declarar o para hacerlo por videoconferencia.

La abogada del acusado, Isabelle Coutant-Peyre, avanzó que no aceptará esta segunda opción, que es “una declaración virtual”, y reclamó que estén presentes físicamente en la audiencia.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.