Saltar al contenido

Cambios en el sector financiero y cómo afrontarlos

28 julio, 2018

La economía ha sufrido grandes cambios en el transcurso de los años, principalmente debido a las crisis. Para sobrellevar las consecuencias producidas a raíz de ellas, los gobiernos y naciones han tomado medidas para solventarlas. Así, las tensiones y crisis han amainado, permitiendo así la reestructuración y planificación para enfrentar los avances del desarrollo.

Sin embargo, el sector económico también ha sido afectado por la era digital, encabezada por el Internet. Esto ha generado una serie de cambios importantes entre las instituciones financieras y los usuarios. De tal modo, las transacciones que anteriormente se realizaban en oficinas, hoy día pueden ejecutarse mediante un móvil u ordenador. Asimismo, las opciones de créditos ahora son más amplias y accesibles; ¿Quieres saber más sobre esto? Continúa leyendo  la siguiente información.

El mundo y las crisis económicas

La situación económica mundial de los últimos 10 años se caracteriza por la sucesión de diversos eventos dañinos; tales como, la crisis financiera de los años 2008 al 2009 y la deuda soberana de Europa del 2010 al 2012. Asimismo, el reajuste en el coste de productos básicos de todo el globo, el cual ocurrió entre 2014 y 2016. Pese a ello, la economía a nivel mundial ha cogido fuerzas, con un valor estimado de crecimiento del 3% para el 2017; valor que espera sostenerse en los próximos dos años. Si quieres conocer más de cerca este tema, aquí te informaremos de forma adecuada

No obstante, el crecimiento económico no se ha dado en igual medida en algunos países del mundo. De este modo, casi 300 millones de habitantes distribuidos en regiones de África, Asia, el Caribe y América Latina, sufren pobreza extrema. Es por ello, que estos países menos adelantados, ameritan un mayor grado de inversión; bien sea de fuentes nacionales, internacionales, privadas o públicas. Sin embargo, el progreso estimado para estos países está fuertemente ligado a aspectos como:

  • Fallos en la infraestructura.
  • Carencias institucionales.
  • Clima y desastres naturales.
  • Seguridad.
  • Incertidumbre a nivel político.

Por otra parte, en la situación a nivel nacional de la economía y sus variedades el motor de progresión económica seguirá siendo la demanda interna. De este modo, el componente que destaca es la actividad en los gastos de consumo privado y la inversión en producción. Esto se debe al próspero comportamiento de la renta real de las familias y el aumento en las tasas de empleo; asimismo, el mantenimiento en los precios de los productos y la mejoría en la confianza de los compradores.

Perspectivas para la economía española

Al pasar los meses, las previsiones se enfocan en conocer cuánto aumentará la economía del país, cómo progresarán los empleos; e, igualmente, qué sucederá con la deuda pública. De esta manera, se tiene la siguiente información como puntos clave:

  • La tasa de inflación para los alimentos elaborados aumentó hasta el 1.4%.
  • Igualmente, los bienes industriales no energéticos, se situaron en un 0%.
  • En los servicios, la inflación disminuyó hasta el 1.1%, cuando se encontraba en el 1.9%; esto como consecuencia de la caída en el sector turístico y hotelero, debido al cambio de calendario de la Semana Mayor.
  • Los alimentos no elaborados, aumentaron el precio de inflación en un 2%, especialmente el pescado.
  • La subida de los productos energéticos en un 2.3%, como la corriente y los combustibles.

¿Cómo salir de apuros frente a las crisis financieras?

Una de las mejores opciones que se han impuesto en tiempos de la era tecnológica, han sido los préstamos rápidos. Profesionales de la economía, opinan que dichos financiamientos son ideales para cubrir los gastos imprevistos, osea todo tipo de cambios; los cuales, podríamos pagar con seguridad en un corto periodo.

Actualmente, estos servicios son más sencillos adquirirlos a través de prestamistas alternativos. Esto se debe a que, usualmente las instituciones financieras solicitan gran cantidad de requisitos y los trámites son lentos. Asimismo, los bancos, no suelen otorgar créditos a personas que tengan dificultades para pagar o problemas económicos. Por tal razón, el uso de tarjetas de crédito y la solicitud de préstamos rápidos están en auge.

En tal sentido, las ventajas de dichos créditos rápidos, es que podemos establecer el tiempo para cancelarlo. Igualmente, es posible dividir las cuotas mensuales en cierta cantidad de años fijados. De este modo, tendremos más tranquilidad sabiendo que mensualmente pagaremos una cantidad determinada; por lo tanto, al finalizar este periodo de tiempo propuesto, no tendremos ningún tipo de deuda por intereses.

Cuidemos nuestras finanzas

Finalmente, es importante acotar que, este tipo de créditos no deberíamos utilizarlos para cubrir los gastos cotidianos. Por tal razón, si nos encontramos pagando mensualmente la renta, comida, servicios, entre otros, con la ayuda de estos financiamientos; deberíamos actuar de inmediato para identificar y enmendar las faltas que cometemos en nuestra economía. Para ello, debemos organizarnos, reducir costos, ser creativos y buscar otras fuentes de ingreso; o, en última instancia, solicitar ayuda de organizaciones gubernamentales o sin fines lucrativos.