Cae sargento de la GNB por muerte de joven durante protesta en Cariaco

A- A A+
junio 14
/ 2016

Carlos Eduardo Moreno Licet, sargento mayor de tercera de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), fue detenido por presuntamente guardar relación con la muerte de Luis Josmel Fuente Bermúdez, quien falleció tras recibir un impacto de bala en la pierna durante una protesta que se suscitó en El Cerezal de la Troncal 9 del estado Sucre.

La muerte de Luis Josmel tomó por sorpresa a la comunidad el viernes 10 de junio. Según Carolina Ivasa, los habitantes del Cerezal trancaron la vía para exigir que los anaqueles de los establecimientos locales fueran abastecidos, después de 15 días sin recibir alimentos. La acción de calle atrajo la atención de las fuerzas de seguridad, quienes llegaron al sitio a la 1:00 pm para negociar con las personas la reapertura de la arteria vial que comunica el centro del país con el oriente.

“Los que fueron no estaban capacitados en orden público. Los que sí están capacitados estaban a 40 minutos, en Cumaná. Nosotros sabemos que a una manifestación no se llevan armas”, explicó un supervisor jefe de la Policía del Estado Sucre. Pero, en esta manifestación, los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) portaban no solo armas de reglamento, sino armas largas.

En un primer momento, las palabras lograron bajar la temperatura. Los uniformados de la GNB, Policía Municipal de Ribero y Policía del Estado Sucre indicaron a las personas que protestaban que pronto llegarían camiones de alimentos, por lo que éstas decidieron reabrir el paso. Pero se quedaron pendientes de la promesa de los policías.

A las 3:00 pm, una unidad de transporte pasó por el sitio. Estaba escoltada por efectivos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y más de la GNB. Al ver que el camión no se paraba, sin saber a ciencia cierta qué llevaba dentro, los habitantes les trancaron el paso a la comisión. Un enfrentamiento entre funcionarios de seguridad y pueblo se originó. Piedras, botellas, palos; bomba lacrimógenas, perdigones, tiros.

En la refriega resultaron heridas 11 personas, de las cuales una murió al día siguiente. Era Luis Josmel, padre de un bebé en gestación cuya madre ahora está hospitalizada por amenaza de aborto. A él lo llevaron al hospital Diego Cardoniel, ubicado a una hora de distancia, donde le diagnostican que el tiro que recibió en la pierna le afectó la vena femoral. Luis Josmel murió el sábado 11 de junio.

La población responsabiliza a la GNB por el asesinato. El exdirector de Provea y activista de los Derechos Humanos, Marino Alvarado, reseñó en su cuenta de Twitter que el domingo los vecinos del fallecido protestaron nuevamente en la Troncal 9 y pidieron que se hiciera justicia en el caso. Este lunes, el joven fue enterrado.

El Ministerio Público designó a los fiscales 68º nacional y 8ª del primer circuito del estado Sucre, Juan José Franchi y Marbella Vargas, respectivamente, para que dirijan la investigación sobre la muerte de este joven. Dos días después del fallecimiento, el ente informó que el sargento mayor de tercera Moreno Licet fue detenido en el Comando de Zona N° 53 de la GNB ubicado en Cumaná, por su presunta responsabilidad en el citado caso.

Se conoció que este lunes, una comisión de la Gobernación del Estado Sucre viajó hasta El Cerezal y se comprometió con los habitantes a presionar para que la muerte de Luis Josmel no quede impune. Pidieron que los heridos menos graves fueran hasta Cumaná a rendir declaraciones.

Luis Josmel es la tercera víctima en una semana que muere durante hechos relacionados con protestas por la falta de alimentos. Provea informó que la primera víctima fue la señora Jenny Elizabeth Ortiz Gómez de 42 años quien murió a consecuencia de disparos de perdigones en su rostro. El Ministerio Público imputó como presunto responsable al funcionario Yeisy Reneé Burgos Moreno de la policía del estado Táchira. La segunda víctima asesinada presuntamente por la GNB se produjo el pasado jueves cuando fue reprimido un intento de saqueo en Petare, estado Miranda. Fue asesinado el joven José Antonio Tovar de 21 años y resultaron varias personas heridas de bala.

Además, en el estado Trujillo, un joven de 14 años fue arrollado por una patrulla de la policía estadal cuando atravesaba la calle trancada por manifestantes que exigían al Gobierno la distribución de alimentos en su estado.

“La forma como vienen actuando los cuerpos armados del Estado en el control de manifestaciones, es consecuencia de la creciente represión que se vive en el país, la ejecución del estado de excepción y de la Resolución 08610 mediante la cual el gobierno autoriza a los cuerpos policiales y la Fuerza Armada a usar armas en el control de manifestaciones. Ya habíamos denunciado en su oportunidad las graves consecuencias que para los derechos humanos tendría la aplicación de dicha Resolución”, señaló la organización y exhortó a las autoridades de la Defensoría del Pueblo a manifestarse en contra de estos hechos.

EC