Buscar la verdad en los hechos ; Por Pompeyo Márquez

A- A A+
febrero 15
/ 2016

Maduro está empeñado en la confrontación, en la polarización. Cada día tensa mas la cuerda cuando de una manera insólita grita: ¡Revolución, Revolución! A la Revolución le queda todavía un largo trecho por andar y lo dice de una manera provocadora cuando el país busca diálogo y paz, amnistía y reconciliación nacional, Maduro va contra la corriente, pero su empeño por imponer un modelo económico atrasado que bastaría apoyarse en los chinos que afirman que hay que buscar la verdad en los hechos.

O que cuán equivocados están que ven el cielo del tamaño de la boca del pozo y en la cual permanecen encerrados. La crisis es profunda y mientras estén Maduro y Cabello se profundizará cada día que este par de individuos usurpan el poder.

Es una obsesión de perpetuarse en el poder a como dé lugar y fanáticamente no hacen otra cosa que insistir en la imposición de un modelo económico fracasado y que para ellos es el non plus ultra que se le debe aplicar a Venezuela. Pero lo hacen con una mediocridad impresionante, con una incapacidad que junto con el modelo han llevado a Venezuela al borde del abismo, deuda de Chávez y Maduro. Crisis económica, fiscal, social, política que asfixian al país que se debate entre una situación con tales características y que lucha a brazo partido por zafarse de ella y lo logrará.

Primero, porque la inmensa mayoría de venezolanos quiere cambio; segundo, porque se ha conformado un movimiento unitario de grandes proporciones, que va más allá de la MUD, aún cuando en momentos electorales como el del 6-D se encuentra en una misma dirección, porque la realidad es muy fuerte y no puede soslayarse y se impondrá. Venezuela tiene futuro, a pesar de los Maduro y Cabello. Y esperamos no equivocarnos, hay sectores del chavismo que quieren el cambio, hay que analizar esta tendencia en toda su complejidad y encontraremos que en su seno se mueven individualidades y sectores progresistas.

No somos de los que califican a todo el chavismo de “fascistas y ladrones”. El pueblo chavista sufre las consecuencias de una inflación de más del 77% y de una devaluación que ha llevado al bolívar a la miseria, que tiene consecuencias para el salario real, para la cesta alimentaria, para las importaciones cada día menores por la baja en los precios del petróleo. Este ha llegado a 20 dólares el barril, aún cuando en los últimos días ha subido hasta 25, mas debemos recordar que estaba por encima de los 100 dólares el barril. El bajón se expresa en las cifras anteriores y el bolsillo y el estómago del venezolano común y de sectores de la clase media sufren los impactos de las cifras mencionadas anteriormente.

Insistimos en una salida constitucional, democrática que una al país y lo saque de esta tremenda crisis que está confrontando.