¡Qué barbaridad! Degüellan a hombre por resistirse al robo

A- A A+
mayo 15
/ 2016

Con las manos y pies atados con alambre de púas, encontraron el cuerpo de Luis Alfonso Londoño, de 50 años, oriundo de Colombia, presuntamente se resistió al robo del lugar que cuidaba y lo asesinaron. Su hijastro hizo el hallazgo la madrugada del sábado.

A las 10.00 de la noche del pasado viernes los vecinos de Londoño lo vieron por última vez. “Estaba en el puesto de comida que tiene frente a Mercasur”, comentaban los averiguadores. Al parecer lo sorprendieron los delincuentes cuando llegó a su casa, en el galpón donde resguardan aparatos circenses y arreglan carros.

Le exigieron dinero pero se resistió a entregar algo. Lo golpearon, le amarraron las extremidades y lo llevaron al terreno baldío adyacente que pertenece al Mercado Mayorista del Sur (Mercasur), lo apuñalaron en el pecho y lo degollaron. Allí se desangró.

Luego los ladrones buscaron su botín, movieron muebles, destruyeron gabinetes, levantaron la cama, sacudieron papeles y desvalijaron un carro Ford Fairlane 500. Los asaltantes se llevaron productos de primera necesidad que tendría la víctima en el lugar, partes mecánicas y herramientas de trabajo, según declaró su hijastro a los medios de comunicación. Los familiares hallaron un machete y unas cholas cerca de un sendero detrás del galpón, presumen que los delincuentes usaran el machete para crear el camino y llegar al galpón. Atrás queda un barrio “lleno de malandros”, comentaron los testigos.

El joven familiar avisó al comando de la Guardia Nacional que está cerca y estos notificaron a la Policía municipal de San Francisco (Polisur). Resguardaron la escena a la espera de la Policía científica. A las 11.00 de la mañana llegaron los funcionarios para levantar el cadáver y llevarlo a la morgue de LUZ y realizar las investigaciones del caso.

La víctima cuidaba el galpón desde hace un año y era dueño de tres puestos ambulantes de comida rápida en las adyacencias de Mercasur. La barriada lo describió como un hombre trabajador y “buena gente”, estaban sorprendidos con lo ocurrido. “Sí hay gente mala en este mundo”, expresó una persona que se acercó al enterarse del asesinato. Los dueños del galpón se mostraron herméticos ante la prensa.

 

LV