¡Ay papá! Heinz Dieterich advierte el inicio de la rebelión social 

A- A A+
junio 07
/ 2016

En un análisis publicado este domingo, el ex asesor de Hugo Chávez y creador del Socialismo del Siglo 21 le propone al presidente Maduro una salida del poder a través de lo que llama “la solución sandinista”.

Dieterich señala que “Toda rebelión social comienza por el hambre y Venezuela no será la excepción. Tomando el incremento de los saqueos como parámetro sistémico de la situación actual, es evidente, que el momento del estallido generalizado se acerca rápidamente”, afirma el teórico marxista, y agrega: “Como la absoluta mayoría de la población está convencida, que la camarilla de Maduro es responsable causalmente del hambre y de la situación insostenible de las masas, no hay forma de salvar la cabeza de Maduro y el proyecto de desgobierno que encarna. El fracaso de todas las negociaciones hasta el día de hoy demuestra que no hay nada que hablar, mientras el gobierno no acepta prescindir de Maduro y Cabello. La pregunta real en Venezuela, por lo tanto, es, como llegar a un arreglo que salve la cara al “Chavismo” y permita una concertación que evite la violencia. La única respuesta posible a esa pregunta es: la solución sandinista de 1990”.

Según Dieterich esta Solución sandinista fundacional evitaría la violencia masiva. Dice: “En la diplomacia y, muchas veces, en la política, la única forma para que ambos adversarios puedan salvar la cara, es la convocatoria a nuevas elecciones presidenciales para el año 2017”. Esta solución –explica- le permite al gobierno evitar la estrepitosa derrota del revocatorio; pregonar que es democrático; cambiar su equipo para tratar de rescatar lo poco rescatable del PSUV para las elecciones del 2017, y llegar a un acuerdo económico con el bloque de Henrique Capriles, con apoyo del Papa, la IS, UNASUR y, eventualmente, Washington.

Dieterich propone “Maduro renunciaría antes de fin de año por razones de salud. Es evidente, que el “Chavismo” perderá esas elecciones holgadamente. Por lo tanto, tiene que negociar que durante unos seis años no se cambie la oficialidad de las Fuerzas Armadas ni el control de determinados sectores de la policía” como ocurrió en Nicaragua.

Dieterich asegura que es “la última oportunidad antes de la catástrofe, porque si la oposición no acepta el acuerdo fundacional, la situación terminará muy pronto en un estallido social que provocará un régimen militar. Y, la vieja clase política pre-Chávez no puede estar seguro, de que les vaya a ir muy bien en tal régimen de facto. Por otra parte, si la camarilla de Maduro-Cabello no acepta el acuerdo fundacional, le espera, más temprano que tarde, un levantamiento social generalizado, seguido por un golpe militar. Y ahí, tampoco pueden estar seguros, que sus antiguos aliados les tratarán con guante de seda. De ahí, que para ambos lados ésta es la última oportunidad de negociar que tienen. Si no la aprovechan, la bota militar los sustituirá”.

I21