Así fue el oscuro financiamiento de la cinta ‘El lobo de Wall Street’

A- A A+
abril 04
/ 2016

Dirigida por Martin Scorsese y protagonizada por Leonardo DiCaprio, la taquillera cinta se pudo concretar tras el aporte de USD 100 millones por una pequeña productora llamada Red Granite Pictures, que sólo había realizado un filme, según la investigación del diario The Wall Street Journal (WSJ).

Los investigadores creen que buena parte de ese dinero provino de 1Malaysia Development Berhad (1MDB), una compañía de inversión fundada en 2009 por el líder malasio, Najib Razak, con propósito de estimular el crecimiento económico del país, agregó el informe.

Razak se encuentra asediado por acusaciones de que cientos de millones de dólares fueron robados del fondo estatal 1MDB. Tanto el Primer ministro como la compañía niegan firmemente haber cometido algún delito.

Según el WSJ, llevó seis años producir la película El lobo de Wall Street, debido a que los estudios de Hollywood eran reticentes a invertir en una película sobre corrupción financiera.

El sitio web de Red Granite Pictures nombra a Riza Aziz -a quien el WSJ identifica como el hijastro de Razak- como cofundador y copresidente de la compañía.

33

Los investigadores creen que unos USD 155 millones originados en 1MDB fueron vertidos a Red Granite en 2012 a través de una intrincada ruta que involucra a compañías de fachada offshore, indica el diario, que cita a fuentes no identificadas cercanas a la pesquisa.

El FBI emitió citaciones para varios antiguos y actuales empleados de Red Granite, así como a un banco y una firma contable que utilizaba la productora, agrega. Por su parte, Razak dice ser víctima de una conspiración política en su contra.

Inicialmente negó informes acerca de que había recibido pagos del extranjero, pero su Gobierno luego reconoció que recibió USD 681 millones como regalo de la familia real saudita para “promover un islam moderado”, y que buena parte de la suma fue devuelta.

Esa explicación aún debe ser confirmada por Arabia Saudita y es considerada en Malasia como un pretexto.

El lobo de Wall Street se basa en la vida de Jordan Belfort, quien en los años 90 se convirtió en un rico corredor de bolsa que defraudó a inversores, y quien llevó una vida cargada de sexo y drogas.

Belfort fue a prisión tras declararse culpable de fraude y manipulación de acciones.

IB