Así es el salario de un diputado venezolano

A- A A+
abril 22
/ 2016

Un estudio regional confirma lo que ya los parlamentarios criollos sabían desde hace tiempo: son los peores pagados de América Latina.

Maltratados y mal pagados. Los diputados de la oposición y del chavismo discrepan en todo, pero al preguntarles sobre sus sueldos ambos bandos coinciden en una misma respuesta: “somos los peores pagados de América Latina y del mundo”.

¿Exageran los parlamentarios venezolanos? Con recibo de pago en mano, una legisladora de la Unidad Democrática, que prefiere mantener su identidad en reserva, trata de demostrar que si cargan con ese penoso récord universal. “Nuestro sueldo base es de 38.592,72 bolívares”, dice con una mueca de dolor.

El gobierno de Venezuela estableció en marzo un sistema de cambio con dos tasas oficiales: una de 10 bolívares por dólar, destinada a los productos básicos, y otra “flotante” que supera los 300 bolívares por dólar. Sin embargo, la tasa ilegal, que supera los mil bolívares por dólar, termina marcando, en la práctica, a toda la economía local. Si se toma como referencia el mercado negro o paralelo, los representantes del pueblo perciben mensualmente poco más de 38 dólares.

El resto del paquete que reciben los diputados venezolanos es realmente irrisorio: 983,09 y 1.080 bolívares por gastos de representación y alimentación, respectivamente. El monto de los viáticos para el traslado desde sus respectivos estados hasta Caracas, donde está la sede de la Asamblea Nacional, depende de la distancia a recorrer. A los que vienen del Zulia les depositan por ese concepto 17.250 bolívares.

La Fundación Directorio Legislativo, con sede en Buenos Aires, realizó un informe sobre los sueldos que perciben los parlamentarios en 12 países de la región. Allí expresó los siguientes datos:

“¡Esto no alcanza para vivir, yo sobrevivo por mi familia!”, confiesa indignada la diputada que habla en condición de anonimato, que de inmediato pasa a contrastar sus ingresos con los egresos que debe cubrir para ejercer sus funciones. “De los siete días de la semana, al menos tres estamos en Caracas. Un pasaje de avión puede costar 14 mil bolívares y la tarifa por noche en un hotel modesto está en 15 mil. Si sumas las comidas y taxis, en un mes gasto aquí más de 360 mil bolívares”, calcula.

salario de diputados

El Banco Central de Venezuela informó que en 2015 la inflación se ubicó en 180.9%, el peor registro de la historia del país aunque muy por debajo de las proyecciones extraoficiales que la colocan en 270%. Por su parte, el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros informó el 28 de marzo que la canasta básica familiar llegó a 176.975,4 bolívares.

-“Diferentes” crisis-

La crisis golpea a todos los parlamentarios, pero cada uno le da su interpretación. Todo depende del cristal y la trinchera desde donde se mire. “Nuestro sueldo se corresponde con un modelo de vida austero y cónsono con el socialismo que estamos impulsando”, argumenta la diputada Nora Delgado (PSUV-Miranda).

Delgado sostiene que, al igual que el pueblo, sus representantes son víctimas de la “guerra económica” que el capitalismo, los empresarios y la derecha mundial estarían desarrollando contra el proceso chavista. “El objetivo de ellos es atacar el salario de la familia para desmoralizarla y provocar un golpe contra el presidente Nicolás Maduro”, afirma.

La legisladora chavista reconoce que llevar adelante su gestión exige sacrificios. “No nos dan apoyo con vehículos ni con líneas telefónicas, tenemos que costearnos todo”, admite. Las limitaciones no alteran su discurso. “Nuestro modelo busca que el ser humano se reencuentre con su condición originaria, lejos del consumismo, para mantener al planeta para la eternidad”, concluye. No obstante, en privado, diputados oficialistas confiesan estar “desesperados” por esta situación.

José Antonio España (PJ-Delta Amacuro) cree que la precariedad forma parte de un plan. “Un sueldo así dificulta y lesiona nuestra labor, pero esto no es casual. Obedece a la estrategia del Ejecutivo de concentrar el poder y menoscabar la actuación de la Asamblea Nacional”, comenta el dirigente de la Unidad Democrática.

España apunta que, en realidad, los diputados la están pasando tan mal como el resto del país. “La crisis económica daña a las familias y atenta contra las parejas jóvenes que buscan constituir un hogar. Tenemos un salario mínimo de pobreza y nosotros no somos la excepción”, lamenta.

El jueves 3 de marzo, seguidores del chavismo le reventaron la cabeza de una pedrada al diputado Carlos Paparoni (PJ-Mérida) cuando se disponía a ingresar a la sesión de la Asamblea Nacional. Otros han recibido bofetadas, escupitajos, tomatazos y golpes en la espalda.

En un artículo publicado en el sitio web La Patilla, José Luis Pirela (MPV-Zulia) señaló: “Los diputados de la Unidad Democrática asumimos nuestra responsabilidad en medio de insultos, hostigamientos y pobladas chavistas alrededor del Palacio Legislativo. Somos permanentemente espiados, nos intervienen todos los teléfonos de manera ilegal, cargamos todos un esbirro detrás y unos cuantos han sido víctima de agresiones físicas”. Y, al final de mes, cobran el equivalente a 38 dólares.

EE