Artículo del New York Times sobre la salud en Venezuela levanta roncha en el Gobierno

A- A A+
mayo 16
/ 2016

El diario estadounidense The New York Times realizó un reportaje sobre la situación actual de los hospitales en Barcelona, estado Anzoátegui, reflejando con testimonios e imágenes la triste realidad que atraviesa el país producto de la crisis económica.

A continuación puede leer parte del artículo:

El día comienza con las dificultades habituales: escasez de antibióticos, soluciones intravenosas, incluso comida. Luego se va la luz en toda la ciudad, apagando todos los respiradores en el pabellón de maternidad.

Los doctores mantienen a sus pacientes enfermos con vida bombeando aire en sus pulmones con las manos durante horas. Cuando cae la noche, otros cuatro bebés recién nacidos mueren.

“La muerte de un bebé es nuestro pan de cada día”, admitió la doctora Osleidy Camejo, una cirujana caraqueña, en referencia al colapso de los hospitales venezolanos.

La crisis económica en el país explotó en una emergencia de salud pública que cobró las vidas de un número indeterminado de venezolanos. Sin embargo, eso es solo uno de los desenlaces de un problema más grande y generalizado a tal magnitud, que ha provocado que el presidente Nicolás Maduro imponga un estado de emergencia; alimentando los miedos de un colapso gubernamental.

SIN AGUA, LUZ, INSUMOS Y MEDICINAS

Las salas de los hospitales se han convertido en crisoles donde las fuerzas que desgarran Venezuela convergen. Guantes y jabones han desaparecido de algunos hospitales. Las medicinas para el cáncer se consiguen únicamente en el mercado negro. Es tan poca electricidad, que el gobierno trabaja solamente dos días a la semana para ahorrar la energía que queda.

En el Hospital de la Universidad de Los Andes ubicado en Mérida, no hay suficiente agua para lavar la sangre de las mesas de operación. Los doctores se preparan para las cirugías lavando sus manos con botellas de agua mineral.

“Es como algo del siglo XIX”, dijo el doctor Christian Pino, un cirujano del hospital.

Las cifras son devastadoras. El índice de muertes de bebés por debajo de un mes de nacidos ha aumentado más de cien veces en los hospitales públicos dirigidos por el Ministerio de Salud. Pasó de 0,02% en 2012 a un poco más de 2% en 2015, según un informe del gobierno proporcionado por los diputados de la Asamblea Nacional.

La tasa de muerte entre las nuevas madres en los hospitales también aumentó casi cinco veces en el mismo período, según el informe.

SE INCREMENTAN LAS TASAS DE MORTALIDAD DE RECIÉN NACIDOS

En Barcelona, estado Anzoátegui, dos bebés prematuros murieron recientemente en el camino al hospital porque la ambulancia en la que se trasladaban no tenía tanques de oxígeno. Los equipos de rayos X o de diálisis renal tienen meses dañados y ante la fata de camillas, algunos pacientes esperan en el piso, en piscinas de su propia sangre.

Son condiciones similares a las de atender heridos de un campo de batalla en un país donde no hay guerra.

“Algunos llegan saludables y se van muertos”, dijo el doctor Leandro Pérez, en la sala de urgencias del Hospital Luis Razetti.

Esta nación tiene las mayores reservas de petróleo del mundo. Sin embargo, el gobierno nunca tomó la previsión de ahorrar dinero para los tiempos difíciles cuando los precios del crudo eran altos. Ahora que los precios se han derrumbado, las consecuencias son destructivas en todo el país. Las filas interminables para comprar comida se transformaron en saqueos y el bolívar, pasó a ser una moneda carente de valor.

El artículo completo Acá

SM