¡Arriesgado! El papa da misa en uno de los lugares más peligrosos del mundo

A- A A+
febrero 16
/ 2016

“¿Qué tentación nos puede venir de ambientes muchas veces dominados por la violencia, la corrupción, el tráfico de drogas?”, preguntó el papa en una festiva misa ante millares de religiosos y seminaristas. “Frente a esta realidad nos puede ganar una de las armas preferidas del demonio: la resignación”, advirtió.

Miles de personas enfrentaron la fría madrugada del colonial centro de Morelia para ver al papa Francisco, que llegó este martes al convulso estado mexicano de Michoacán donde el cártel pseudoreligioso de Los Caballeros Templarios aterrorizó por años a la población.

El papa se acercó a saludar a centenares de fieles que llegaron a darle la bienvenida en el aeropuerto de Morelia.

Unas dos mil personas llegaron hasta la plaza que enmarca la catedral de cantera rosa, en el centro de Morelia (oeste), tratando de reservar una lugar entre las hileras de sillas colocadas donde Francisco recibirá las llaves de la ciudad.

Con amenazas que incluso han acabado en muertes, Michoacán es uno de los estados más peligrosos para los curas mexicanos, que no han escapado de la violencia de los cárteles de la droga.

Al iniciar su recorrido por México, el papa pidió a las autoridades brindar “seguridad efectiva” a sus ciudadanos.

Y, aunque Morelia queda lejos de la denominada Tierra Caliente, en 2008 fue víctima de la violencia del crimen organizado con un atentado sin parangón: dos granadas estallaron en la abarrotada plaza principal en los festejos de la Independencia dejando ocho muertos.

EE