Aprenda cómo frenar la caída del cabello

A- A A+
abril 28
/ 2016

“Es común que el pelo se caiga en esta época”, “lavarse la cabeza periódicamente no es bueno”, “tener caspa favorece la caída”, “mi familia tiene tendencia a la calvicie”… Estos y otros mitos populares pretenden justificar la pérdida de cabello. Sin embargo, los estudios científicos demuestran que las alteraciones hormonales son la causa principal de la caída de pelo en las mujeres, ya que las hormonas femeninas se modifican muchas veces (durante el embarazo, en la menopausia, con el uso de anticonceptivos, por problemas en la tiroides o las glándulas suprarrenales).

La clave está en la papila dérmica, encargada de regir los ciclos del pelo y multiplicar las células que forman el tallo piloso. Mientras la circulación es activa, gracias al aporte sanguíneo que lleva oligoelementos, aminoácidos, vitaminas (B5, B6 y B8) y oxígeno, entre otros aportes, la fuerza y la vitalidad del pelo están aseguradas. Pero, si se produce algún desequilibrio, el volumen disminuye, se debilita y cae.

Una de las problemáticas más comunes es la alopecia difusa o androgenética, que consiste en una predisposición del organismo a elaborar un derivado hormonal llamado dihidrotestosterona (DHT) que acorta la fase de crecimiento del pelo, causando que los nuevos no alcancen ni el tamaño ni el grosor de sus antecesores, haciéndose casi invisibles. El exceso de DHT puede ser el punto de partida del proceso de calvicie, sumado a la herencia genética y el perfil hormonal. Será el dermatólogo el encargado de realizar el diagnóstico y aconsejar el tratamiento.

Normalmente caen entre 50 y 100 pelos por día. Por eso, las mujeres se dan cuenta después de varios años de iniciado el proceso, y lo primero que observan es la disminución del grosor y luego el ensanchamiento de la línea media (siempre que se peinen con raya al medio), que continúa progresivamente, pudiéndose ver el cuero cabelludo en todo la corona.

Aunque es irreversible, existen diferentes tratamientos que ayudan a retardar o mejorar, desde la aplicación de sustancias que provocan el aumento de la fase de crecimiento hasta la cirugía de microimplante capilar. Aquí las técnicas y los tratamientos más recomendados.

Microinplante Capilar con técnica FUE: se realiza la extracción e implante de cada unidad folicular (UF) con microscopios especiales, usando micropinzas, sin cortes ni cicatrices. Al ser los cabellos implantados de la región occipital de la cabeza (en la nuca), tienen la predisposición genética de no ser sensibles a la DTH, por lo que estos pelos se mantendrán firmes y no caerán. Se realiza bajo anestesia local. Se puede volver a la rutina laboral en pocos días.

Microinplante capilar con técnica FUSS: se realiza mediante la extracción de una tira de cuero cabelludo. Esta lonja de piel presenta muchas unidades foliculares, que se separan y se colocan mediante incisiones. Se utiliza en casos de alopecia severa y el procedimiento es bajo anestesia local. El posoperatorio va a depender de la sensibilidad del paciente, ya que deja una cicatriz residual grande. Precio: US$ 3 por pelo implantado (Dr. Fabián Ignacio Tuysuz Gálvez).

Mesoterapia capilar: microinyecciones electrónicas con activos como minoxidil, finasteride, biotina y diferentes aminoácidos, que se aplican en el cuero cabelludo. Ayudan a reforzar la microcirculación del folículo piloso fortaleciendo y aumentando el grosor del cabello. El tratamiento consta de 5 a 10 sesiones. Son indoloras.

ARTAS: es una de las novedades en microtransplante capilar. Se trata de un Robot que realiza las extracciones e implantes de cada unidad folicular de forma mucho más rápida. Posee un software de simulación de resultados y supervisión desde Estados Unidos (Medical Hair).

ETG ElectroTricoGénesis: es un sistema de regeneración capilar que reactiva los folículos pilosos, sin utilizar ningún producto químico. Se trata de un sillón ergonómico con un cabezal ajustable, en forma de capucha semiesférica, que contiene electrodos con cargas negativas y positivas. Es una terapia no invasiva e indolora. Sesiones semanales, de 12 minutos cada una.

Plasma rico en plaquetas: consiste en una extracción de sangre que luego es sometida a un proceso para separar las plaquetas que se inyectarán en la zona a tratar. Se recomienda una sesión cada 4 a 6 meses, dependiendo del diagnóstico.

Terapia de revitalización biológica + terapia antiage. Combina tópicos específicos y aparatología capilar que inducen las sustancias a la dermis. El programa incluye el kit de productos tricológicos para el tratamiento de un mes en el domicilio.

DC