Aprenda cómo cuidar su corazón

A- A A+
enero 30
/ 2016

En Venezuela, la enfermedad cardíaca es la primera causa de muerte según el último anuario de mortalidad del Ministerio del Poder Popular para la Salud, conllevando el 21,36% de las defunciones.

El corazón es probablemente el órgano más popular del cuerpo humano, ha sido protagonista de innumerables frases y refranes populares alrededor del mundo. De hecho, es el músculo principal y el más importante del aparato circulatorio. Sin embargo, si no cuidamos correctamente de él, es posible llegar a padecer trastornos de este músculo y de los vasos sanguíneos que pueden resultar fatales.

Según detalla la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo y se estima que para el 2030 esta cifra pudiese aumentar a aproximadamente unos 23,3 millones de individuos.

Venezuela no es la excepción a estas cifras. En el país, según el último anuario de mortalidad publicado por el Ministerio del Poder Popular para la Salud, esta es la primera causa de muerte tanto en mujeres con en hombres, implicando el 21,36% de los fallecimientos. Asimismo, el estudio detalla que, de las enfermedades del corazón, las más comunes son el infarto agudo al miocardio, la enfermedad isquémica crónica y la enfermedad cardíaca hipertensiva.

La cardiopatía isquémica se manifiesta de dos maneras: enfermedad coronaria aguda, que puede presentarse como infarto y la enfermedad coronaria crónica, que se caracteriza por síntomas al esfuerzo y dolor torácico. De igual manera, la enfermedad cardíaca hipertensiva es otra de las afecciones más comunes del corazón, que deriva principalmente de la hipertensión arterial pero puede coexistir con las dos anteriores.

Estas enfermedades son consecuencia de diversos factores de riesgo como la diabetes, componentes genéticos o hereditarios, hipertensión arterial y la edad, ya que en los hombres suele iniciarse en la década de los 40 y en las mujeres después de la menopausia, aunque puede haber sus excepciones.

Si bien hay factores de riesgo hereditarios, también existen otros que pueden prevenirse. El tabaquismo, la obesidad, el sedentarismo, la hipercolesterolemia y los malos hábitos de alimentación son las principales causas de la enfermedad cardíaca. Por ello, lo que más nos protege del desarrollo de estas enfermedades es realizar actividad física constantemente y controlar el peso, por medio de una alimentación balanceada.

Es importante limitar el consumo de grasas saturadas, carbohidratos simples y azúcares refinadas, que contribuyen con el desarrollo de diabetes, así como también se debe reducir la ingesta de sal porque ocasiona hipertensión arterial. Igualmente es fundamental que las personas que tengan antecedentes familiares de enfermedades cardiacas, asistan al especialista para realizarse una evaluación médica, siendo la edad ideal en hombres a partir de los 35 años y en mujeres luego de los 45.

EE