Aprenda a limpiar su cuerpo de parásitos con estos ingredientes

A- A A+
abril 18
/ 2016

En este espacio queremos revelar más detalles sobre los dos ingredientes limpiarás tu cuerpo de parásitos

Miles de personas tienen la falsa idea que los parásitos intestinales son exclusivos de las poblaciones tercermundistas o animales.

No obstante, está demostrado que esto no es así y, de hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que más de 3000 millones de personas están infectadas.

En la actualidad es uno de los principales motivos de consulta médica, aunque muchos los padecen y no son conscientes por la falta de síntomas.

Los problemas surgen cuando tienen el ambiente perfecto para proliferarse y se les proporcionan las sustancias necesarias para su supervivencia.

¿Qué son los parásitos intestinales?

Los parásitos son microorganismos que viven dentro o sobre otro organismo y se nutren de él. Como su nombre lo indica, los parásitos intestinales son aquellos que viven en los intestinos humanos o de otros mamíferos.

Por lo general son protozoos (como la Giardia) o gusanos (como oxiúridos o tenias) que llegan al cuerpo a través de agua o alimentos contaminados.

Los niños suelen ser los más afectados, pero todas las personas están en riesgo de contraerlos cuando se exponen a condiciones sanitarias deficientes.

¿Cuáles son los síntomas de una infección parasitaria?

A menudo, los síntomas de las infecciones parasitarias son difíciles de diagnosticar porque se confunden con facilidad con otras afecciones.

Sin embargo, es importante tenerlos en cuenta para darles un tratamiento oportuno.

Los más frecuentes son:

Falta o exceso de apetito (con descontroles del peso corporal)
Trastornos de sueño y sensación de cansancio.
Ansiedad y nerviosismo.
Inflamación en los ojos.
Alergias e intolerancias alimentarias, acompañadas de estreñimiento o diarrea.
Dificultades para digerir.
Síndrome del colon irritable y dolor de estómago recurrente.
Picores en la punta de la nariz, en los ojos o en la zona anal.
Constantes dolores de cabeza.
Erupciones y granitos de acné.
Calambres musculares y entumecimiento en las manos y pies.

¿Cómo eliminar los parásitos con solo dos ingredientes?

Ante los síntomas de parásitos intestinales lo más conveniente es consultar al médico para recibir un diagnóstico adecuado.

En caso de confirmar su presencia en el organismo, es primordial modificar la dieta y reducir al máximo el consumo de azúcares y procesados.

Además, como complemento al tratamiento, se pueden preparar soluciones naturales que apoyen la función digestiva sin causar efectos no deseados.

Este es el caso de un remedio natural de clavos de olor y semillas de lino, que hace algún tiempo se viene haciendo popular por su efectividad contra estos microorganismos.

Contiene activos antiinflamatorios, antibacterianos y antiparasitarios que favorecen el alivio de este tipo de infecciones antes de que desencadenen problemas más graves.

Beneficios de los clavos de olor

Al clavo de olor se le atribuyen propiedades analgésicas, antiespasmódicas y antibacterianas. Contiene una sustancia llamada eugenol, que previene la coagulación de la sangre y problemas cardiacos.

Aporta nutrientes como:

Vitamina B
Vitamina K
Potasio
Calcio
Magnesio
Ácidos grasos omega 3
Se utiliza en el tratamiento de:

La diarrea
Infecciones como el cólera
La tuberculosis
La malaria
Hongos y afecciones bacterianas

Beneficios de las semillas de lino

Las semillas de lino es uno de los llamados “superalimentos” debido a la riqueza nutricional que las caracteriza.

Contienen ácidos grasos esenciales, fibra dietética y una gran cantidad de antioxidantes que favorecen las funciones digestivas.

Tienen una gran capacidad de absorción que favorece la eliminación de las toxinas acumuladas en el colon.

También son muy suaves con el estómago y actúan como alimento de la flora bacteriana que protege los intestinos de los agentes dañinos.

¿Cómo preparar este remedio de clavos y semillas de lino?

Este método de limpieza con clavos y semillas de lino, no solo elimina los parásitos intestinales, sino que favorece la pérdida de peso.

Se realiza durante 3 días aunque, según el caso, puede extenderse hasta 7.

Ingredientes
1 cucharada de clavos (12 g)
10 cucharadas de semillas de lino (100 g)
Preparación
Incorpora los dos ingredientes en un molinillo de café y conviértelos en un polvo.

Modo de consumo
Toma dos cucharadas de este polvo, en horas de la mañana.
Puedes mezclar el producto en agua tibia, o bien, con el desayuno.
Consúmelo de tres a siete días seguidos, descansa la misma cantidad de días y retómalo.
Repítelo cada tres meses o cada vez que lo consideres necesario.
Para óptimos resultados consume abundante agua durante los días de tratamiento.
Para finalizar, recuerda reforzar las medidas de higiene con el fin de evitar el contacto con estos microorganismos.

En caso de tener mascotas en casa, desparasítalas de forma periódica, ateniendo las recomendaciones veterinarias, ya que estos también suponen un riesgo de infección.

MCS