Alto al fuego en Trípoli por parte del gobierno de unidad y milicias

Responsables del llamado gobierno libio de unidad que apoya la Organización de Naciones Unidas (ONU) y delegados de las diferentes milicias que se enfrentan en Trípoli alcanzaron la noche de este martes un alto al fuego, indicaron a Efe fuentes próximas al encuentro.

La reunión, que tuvo lugar en la sede del Consejo Presidencial designado por la ONU, estuvo presidida por el vicepresidente del mismo, Ahmed Hamza, y a ella asistieron los ministros de Defensa e Interior del Ejecutivo que dirige el primer ministro, Fayez al Serraj, explicaron las fuentes. También participaron el alcalde y los responsables de distintos barrios de la capital, miembros de las milicias de la ciudad-Estado vecina de Misrata y algunos de los señores de la guerra que ejercen su poder en Trípoli. Entre todos alcanzaron un acuerdo para el alto el fuego que incluye la retirada de algunas de las milicias -principalmente las de Misrata- a las áreas circundantes a la capital. Además, el tratado ordena que sea la nueva Guardia Presidencial la que se encargue de la seguridad en las instalaciones de gobierno, según las fuentes.

A partir de ahora será el llamado “Batallón 301” y la dirección de Seguridad de Trípoli las que velen por la seguridad del Ministerio de Interior. Una comisión dependiente del Ministerio de Defensa vigilará la salida de las milicias en un plazo máximo de 30 días. Casi al mismo tiempo, el antiguo gobierno islamista que dirige Jalifa Ghwell, desalojado del poder en 2014 y considerado rebelde, emitió un comunicado en el que denunciaba el asalto de las milicias pro-gubernamentales a su sede en el hotel Rixos, en el noroeste de la capital.

Ghwell insistió en que el gobierno de Al Serraj, salido del plan de paz impuesto por la ONU en 2015, carece de legitimidad y lo acusó de “trabajar para ampliar el conflicto y la brecha en Libia”.

Las escaramuzas entre las heterogéneas milicias, que se reparten áreas de influencia en la capital, se repiten desde que el pasado martes dos de ellas recurrieran a las armas para tratar de hacerse con el control de un banco en el barrio de Al Andalus.

Desde entonces, la intensidad de los enfrentamientos no ha dejado de crecer, en especial entre las milicias afines al llamado gobierno de unidad que sostiene Naciones Unidas y las leales a la poderosa e influyente ciudad-Estado de Misrata, situada a unos 150 kilómetros al este de la capital. Estas últimas se desplazaron a Trípoli a principios de este año después de que no reconocieran la legitimidad de la nueva fuerza presidencial formada por el Ejecutivo que dirige Mohamad Fayez al Serraj.

Según testigos, en los enfrentamientos de las últimas horas ha participado de forma muy activa la milicia bajo el mando del poderoso señor de la guerra Haitham al Tajoiuri, la más grande de la capital. También la de su rival, Gran Muftí de Trípoli, Sadeq al Ghariani, cercano a los movimientos salafistas.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.