Alerta en Reino Unido por “fuertes posibilidades” de ataques terroristas

A- A A+
mayo 11
/ 2016

La ministro del interior de Reino Unido, Theresa May, anunció que el nivel de alerta por amenaza terrorista se elevó al grado de “sustancial” en Irlanda del Norte, ya que el ataque de fuerzas militantes disidentes y afines es “fuertemente posible”.

“En consecuencia, por este cambio, estamos trabajando cerca de la Policía y otras autoridades para asegurar que todas las medidas apropiadas estén en su lugar” afirmó May.

La decisión de la agencia de inteligencia interior MI5 de elevar el nivel que se encontraba en “moderado” responde a información sobre acciones que están realizando grupos contrarios al gobierno disidentes del Ejército Republicano Irlandés (IRA), opuestos a los “Acuerdos de Viernes Santo” que terminaron con tres décadas de violencia interna.

Se trata del tercer nivel más alto de amenaza terrorista en una escala de cinco, lo que se traduce en que existe una “gran posibilidad” de que ocurra un ataque en Gran Bretaña (Inglaterra, Escocia y Gales), según explicó la ministra.

En el sitio web oficial del servicio de inteligencia británico, se informó que Irlanda del Norte se encuentra en el nivel “sustancial” respecto de amenazas terroristas en Gran Bretaña, mientras que el nivel para amenazas dentro de esa región en particular es de “severo”.

Los niveles de alerta para Irlanda del Norte se dividen en dos por los conflictos con organizaciones disidentes que hay en esa región, por tal motivo hay un alerta que unifica a Irlanda del Norte con Gran Bretaña, y uno por separado.

El ataque de fuerzas militantes disidentes es “fuertemente posible”

Theresa May indicó que el nivel de la amenaza para el Reino Unido con respecto al “terrorismo internacional” continúa siendo “severo”, por lo que “la ciudadanía debe estar vigilante y denunciar cualquier actividad sospechosa a la Policía”.

En una carta enviada al Parlamento de Londres, May indicó que la decisión de elevar el nivel del riesgo responde a la “continua amenaza que presentan las actividades” de las escisiones disidentes del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), opuestas al proceso de paz en Irlanda del Norte.

La agencia Mi5 se encarga de amenazas internas, mientras que el servicio exterior británico es el denominado Mi6. Al tratarse de grupos opositores al Gobierno, como fue el Ejército Republicano Irlandés (IRA), el control sobre la situación pasa por la agencia interior.

Los Acuerdos de Viernes Santo realizados en 1998 regularon el proceso para el desarme de los grupos paramilitares, las líneas maestras de la seguridad del Ulster, y para la excarcelación de los presos considerados como “políticos” por los partidos norirlandeses.

El 10 de abril de 1998, el primer ministro británico y su homólogo irlandés Bertie Ahern sellaron la paz de un duro conflicto que se prolongó tres décadas. Sin embargo, los años posteriores se vieron ensombrecidos por nuevos atentados.

El IRA fue responsable de más de 3.600 muertes durante el violento período en que los disidentes presionaron a los británicos por abandonar su control sobre Irlanda del Norte.

El último ataque provocado por estas facciones sucedió en el año 2001 con una serie de explosiones en Londres y un coche bomba detonado frente a la cadena estatal de noticias BBC en la localidad de Birmingham.

IB