¡Al fin! FARC le pone fecha al final del conflicto armado en Colombia

A- A A+
marzo 02
/ 2016

La guerrilla de las FARC afirmó el miércoles que hacia fines del 2016 Colombia podrá dar por terminado el conflicto que protagoniza desde hace medio siglo, lo que prácticamente sepulta la expectativa de cerrar este mes un acuerdo definitivo de paz en Cuba.

En La Habana, sede de los diálogos de paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el jefe negociador de la guerrilla Iván Márquez leyó un comunicado tras limar asperezas luego de una polémica visita de guerrilleros a La Guajira, donde estuvieron acompañados por una escolta armada.

“Nos asiste la certeza de que al final (…) de este 2016, los colombianos podremos contar con un protocolo de paz que nos permita propalar a los cuatro vientos: terminó la guerra”, señaló Márquez. Con este mensaje, la guerrilla dio a entender que el plazo fijado por las partes para firmar un acuerdo definitivo el 23 de marzo podría extenderse.

El equipo negociador del gobierno no se pronunció de inmediato sobre esta declaración.

Sin referirse abiertamente al 23 de marzo, el grupo armado señaló que la suscripción de un pacto definitivo de paz “está determinada por los compromisos” que puedan alcanzar sobre el desarme de sus tropas y la ratificación de los acuerdos, últimos puntos en discusión dentro del proceso de negociación que iniciaron en noviembre de 2012.

“Tenemos plena disposición para convenir un cronograma y una hoja de ruta que nos señale el sendero para alcanzar los mencionados propósitos a la mayor brevedad”, agregó Márquez.

El gobierno de Colombia y las FARC retomaron las discusiones de paz en su tramo final, presionados por el plazo que se autoimpusieron para firmar un acuerdo el 23 de marzo, aunque no se han puesto de acuerdo en todos los puntos.

Al respecto, la guerrilla formuló un nuevo llamado a su contraparte a abstenerse de asumir posiciones unilaterales.

“Toda acción marcada por la impronta de la unilateralidad es absolutamente inconveniente. Esa es la razón por la que nos hemos opuesto en diferentes pronunciamientos a iniciativas gubernamentales”, sostuvo Márquez.

El proceso de paz, que busca que las FARC dejen la lucha armada y se conviertan en un partido político, ha superado varios escollos, el más reciente, generado por una reunión entre pobladores y líderes de ese grupo que viajaron a La Guajira, Colombia desde La Habana.

En el encuentro hubo guerrilleros con fusiles, lo que las autoridades interpretaron como un acto de “proselitismo armado” y decidió suspender temporalmente los traslados de jefes guerrilleros desde La Habana. Tras varios días de crisis, las partes superaron el obstáculo la semana pasada gracias a la mediación de Cuba y Noruega, países garantes del proceso de paz.

Las FARC y el gobierno se han puesto de acuerdo en cuatro de los seis puntos que pactaron: problema agrario, narcotráfico, participación en política de los rebeldes una vez dejen las armas y reparación de víctimas.

Quedan los puntos relacionados con el desarme y el mecanismo de ratificación de los convenios. Sobre este último punto, la guerrilla plantea una Asamblea Constituyente que blinde jurídicamente los pactos, mientras el gobierno avanza en la convocatoria de un plebiscito.

 

 

EC