¡Al descubierto! Así es la maquinaria de espionaje del Gobierno de Maduro

A- A A+
abril 05
/ 2016

Según testimonios inéditos y fuentes familiarizadas, recientemente se pudo conocer que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, tendría una maquinaria de espionaje que trabaja afanosamente en dos tareas claves: el monitoreo masivo de las redes sociales e intercepción de correos electrónicos y conversaciones de opositores al gobierno, incluyendo enemigos dentro del chavismo, en tiempo real.

El periodista Casto Ocando reseña en Vértice, que desde el Palacio de Miraflores, una maquinaria de hackers militares y civiles bajo orden directa de Maduro, utiliza tecnología de punta diseñada por firmas norteamericanas, para “leer” y “escuchar” de forma instantánea muchas de las conversaciones privadas en emails, mensajes de texto y chats del sistema operativo de Blackberry (BBM) de de políticos opositores, periodistas, activistas y sus familiares, una operación que viola preceptos legales y constitucionales que en teoría protegen el derecho a la privacidad en Venezuela

Todo el proceso, es controlado por un organismo creado por Maduro en 2013: el Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (Cesppa), el cual ejerce en Venezuela funciones equivalentes, aunque a menor escala, a la agencia norteamericana NSA (National Security Agency), recientemente denunciada por el propio Maduro de conducir presuntas operaciones de espionaje contra la petrolera estatal Pvdsa.

Los hackers del Cesppa, también rastrean y analizan constantemente miles de portales de internet y de redes sociales como Twitter y Facebook, para detectar posibles patrones de comportamiento de la oposición, e identificar enemigos con nombre y apellido.

Maduro utiliza la data que obtiene para intimidar y perseguir abiertamente a los opositores, en algunos casos haciendo pública la información, a través de medios oficiales y en programas conducidos por los propios jefes revolucionarios, como el que dirige el diputado y número dos del chavismo, Diosdado Cabello.

Antecedentes del espionaje chavista

La afición de los chavistas por el espionaje se remonta al principio del régimen, el propio Hugo Chávez intentó adquirir en 2006 acciones de una firma israelí que fabricaba satélites de espionaje, pero la operación fue bloqueada por el Ministerio de Defensa de Israel.

Asimismo, el gobierno venezolano ha contratado los servicios de expertos informáticos como Rafael Núñez, alias RAFA, procesado y luego encarcelado en Estados Unidos por intervenir los servidores de la Fuerza Aérea Norteamericana en 2001; y Matías Bevilacqua, un hacker argentino que trabajaba para la inteligencia española, y que al mismo tiempo integraba una banda de red de tráfico de datos personales que desarticuló la Policía Nacional de España a mediados de 2012.

DLA