¡A las “tumba Gobiernos”! Partido de Evo Morales busca controlar redes sociales

A- A A+
febrero 26
/ 2016

La propuesta del partido de gobierno obedece a la presunta “guerra sucia” de la que fue víctima el mandatario y que derivó en el ‘NO’ en el referendo reeleccionista.

El partido del presidente boliviano, Evo Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS), analiza propuestas para regular el uso de las redes sociales, después de que el mandatario pidiera el debate y dijera que esas plataformas “tumban gobiernos”.

Una de las propuestas es la del vicepresidente de la Cámara de Diputados, el oficialista Víctor Borda, quien explicó este jueves que se trata de “un anteproyecto de ley que va a ser considerado para evitar que a través de las redes sociales ciertas personas puedan difamar, calumniar, injuriar o realizar actos discriminatorios”.

Señaló que lo que se busca es “garantizar que estas empresas que proveen estas redes sociales puedan individualizar qué persona, individual o colectiva, está creando las páginas web” para evitar el anonimato en el que se escudan muchas personas para difamar e incluso para cometer delitos como la trata y tráfico de personas.

La propuesta incluiría nuevos “tipos penales cibernéticos” y también la aplicación de políticas de prevención.

Las reacciones en Facebook y en Twitter a la intención del Gobierno no se hicieron esperar e incluyeron debates, airadas protestas y los habituales “memes” que ironizaban al respecto.

El Defensor del Pueblo, Rolando Villena, expresó en una rueda de prensa su preocupación sobre el asunto y recordó que en 2002 el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas “fue muy categórico” en el reconocimiento de la libertad de expresión en internet como un derecho “inalienable”.

Destacó que las redes son un espacio para expresar opiniones y que eso es “bienvenido” en la medida en que contribuya a fortalecer la democracia, si bien alertó sobre cierto uso “perverso” de esas plataformas que “acabaría en la vulneración de otros derechos”.

Durante la campaña para el referendo constitucional celebrado el domingo, Morales se quejó de la “guerra sucia” que, según dijo, emprendió la oposición en su contra, sobre todo en las redes sociales donde hubo una amplia difusión de mensajes y “memes” que consideró ofensivos y racistas.

El domingo, un 51,29 % de los bolivianos convocados a votar en el referendo rechazó una modificación de la Constitución para permitir una nueva postulación de Morales en 2019, frente un 48,71 % de votos válidos favorables a la reforma. (vea también: Evo Morales aceptó su derrota en la búsqueda por la reelección)

Un día después de la consulta, el mandatario anticipó la necesidad de debatir sobre las redes sociales porque, según afirmó, en “algunos países con mala información tumban Gobiernos, perjudican a su país, traen confrontación”.

El efecto de las redes en la campaña fue uno de los asuntos que discutió este jueves Morales con sus ministros, viceministros y representantes de firmas estatales en una reunión en La Paz.

Según el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, en la reunión se vio que el papel de las redes sociales “ha tenido un peso relativo” en el resultado de la consulta, negativo para el Gobierno.

Señaló que la reflexión no ha terminado, ya que lo ocurrido “abre las puertas más bien para trabajar de cara a los próximos años respecto a los nuevos campos de batalla política, y no cabe la menor duda de que uno de esos campos son las redes sociales”.

En medio de la polémica, el procurador general del Estado, Héctor Arce, decidió cerrar su cuenta en Twitter con el siguiente mensaje: “Las redes sociales son un gran avance para la humanidad, pero como todo en la vida mal usadas pueden causar mucho daño. Hasta siempre amigos”, según indicó la agencia estatal ABI.

Sobre la posible regulación de las redes, Arce dijo al diario El Deber que “la libertad de expresión es sagrada” y que lo que tendría que haber es una “autoregulación”.

Medios locales también difundieron hoy un instructivo de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) a todos sus miembros, prohibiéndoles el uso de las redes sociales.

EFE/RCN