A la maestra de Ciudad Ojeda la estranguló su marido

A- A A+
abril 18
/ 2016

El temor a ser “rechazado” por su esposa y madre de sus dos hijos, al enterarse de que esperaba un hijo de otra mujer, pudo ser el detonante que condujo a Frank Calderón a asesinar a la maestra Fanny del Valle Salazar, de 27 años, quien tenía tres meses de gestación y con quien compartió cuatro años de vida.

Luego de que, días atrás, se conociera que sobre el hombre, trabajador petrolero, había suficientes elementos técnicos que lo vinculaban con la muerte de la joven docente, fuentes del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) ligadas al caso, informaron que el mismo hombre fue quien estranguló a la educadora.

“Calderón, por su trabajo, conocía muy bien el sector donde intentó esconder el cadáver de la maestra. El cuerpo tenía una data de muerte de unas 72 horas y estaba semienterrado en un pozo petrolero situado entre las carreteras Y y Z, del municipio Lagunillas, donde tras ocho días de su desaparición, Fanny fue localizada estrangulada y semienterrada”, dijeron.

El pasado lunes 11 de abril, tres días después de que la educadora fuera localizada muerta (viernes 8), Calderón fue hallado colgado de un mecate, en la residencia de su madre, ubicada en la segunda etapa de la urbanización López Contreras, en Ciudad Ojeda.

Dejó una carta en la que le pedía perdón a su esposa y a los hijos que había procreado con ella.

“Horas antes de que el homicida fuera encontrado sin vida, el padrastro de Fanny lo había llamado por teléfono para preguntarle qué nueva informa ción manejaba sobre el crimen de la mujer”, dijo el padre de crianza de la joven, Néstor Bracho.

Calderón, muy calmado, le respondió al pariente que no sabía nada nuevo y que se estaba terminando de alistar para ir a declarar por segunda vez ante el Cicpc.

Según familiares de Fanny, ella no convivía con Calderón.

La pareja había alquilado una habitación a la que se irían a vivir juntos. Desafortunadamente, los sueños de la mujer fueron apagados abruptamente.

La muerte de la maestra de primaria impactó al Zulia, la tarde del pasado viernes 8 de abril, cuando un trabajador del pozo petrolero en Lagunillas se encontró con la macabra escena.

Estaba desaparecida desde el 2 de abril, cuando salió de su casa a comprarle una ropita al bebé que llevaba en su vientre.

Al principio, familiares de Fanny pensaron que Calderón se había ahorcado porque no “aguantaba” el dolor tan grande que le había dejado la muerte de su compañera de vida.

PN