¡A la buena de Dios! El Ministerio de Salud está fuera de control

A- A A+
marzo 14
/ 2016

Un informe al que tuvo acceso El Estímulo demuestra las fallas que obstaculizan la labor de la unidad de auditoría interna del organismo

La Unidad de Auditoría Interna (UAI) del Ministerio de Salud está gravemente enferma. Así lo determinó la Contraloría General de la República en un informe técnico presentado en diciembre de 2015 que, en realidad, parece más una autopsia.

Deficiencias presupuestarias, fallas de personal, violaciones a leyes y reglamentos, ausencia de controles, inconsistencias en la planificación. Todo eso y más fue descubierto por la Contraloría General de la República al evaluar el desempeño de la UAI del despacho de Salud entre 2014 y el primer semestre de 2015.

“De acuerdo a los registros llevados por la Contraloría General de la República, la UAI tiene un total de 65 exámenes de cuentas pendientes por ejecutar de los ejercicios económicos financieros 2007 al 2014 (…) Esta situación obedece a debilidades de control interno relacionadas con la programación, ejecución y seguimiento de las actividades del examen de la cuenta, lo que ocasiona retraso en la obtención de los resultados relativos a la legalidad, sinceridad y correcta ejecución de las operaciones económicas financieras, en el marco del manejo y custodia de los fondos y bienes públicos”, señalan en el dosier de 26 páginas al que tuvo acceso El Estímulo y que está firmado por María de Jesús Vásquez, directora general de Control de los Poderes Públicos Nacionales.

La Contraloría General de la República determinó que en la oficina de control interno del Ministerio de Salud “no se cumplen los objetivos y metas propuestas en el Plan Operativo Anual (POA) ni se realiza la reprogramación con su debida justificación”.

En 2014, la UAI tenía previsto realizar tres actuaciones fiscales, pero solo completó una. En el primer semestre de 2015 el desempeño empeoró: prometió seis y no ejecutó ninguna. Sin embargo, en este mismo lapso dijo haber culminado 17 revisiones no programadas.

Ahora, ¿qué dice la Contraloría General de la República de esos 17 análisis? “No se evidenciaron los papeles de trabajo que sustentan los informes definitivos de las 17 actuaciones concluidas; en su defecto, solo fue suministrada una caja contentiva de documentos relacionados con dos auditorías de gestión, los cuales se encontraban en sobres y carpetas manila (…) lo que refleja la falta de respaldo suficiente y competente de cada uno de los documentos que soportan la planificación y ejecución de tales actuaciones fiscales”, resalta el organismo.

Ni recursos ni gente

Entre 2014 y 2015, solo por vía de la Ley de Presupuesto, el Ministerio de Salud manejó más de 80 mil millones de bolívares. En la actualidad cuenta con cinco viceministerios, 15 entes adscritos, 14.058 establecimientos públicos y las direcciones estadales.

“La UAI no cuenta con manuales de normas y procedimientos debidamente aprobados que indiquen los niveles jerárquicos y las diferentes asignaciones, actividades y condiciones de las operaciones a ser autorizadas, aprobadas, registradas y revisadas”, observó la Contraloría General de la República.

La oficina responsable de inspeccionar al Ministerio de Salud y todas sus dependencias manejó 347 mil 954 bolívares en 2014 y 362 mil 954 bolívares en 2015. “La UAI no coordinó ni participó en la elaboración de su proyecto de presupuesto”, detectó la Contraloría General de la República, que destaca la violación de los principios de capacidad financiera e independencia presupuestaria consagrados en la normativa vigente.

Puede decirse que para cumplir con sus tareas, la UAI depende de aquellos que eventualmente tendrá que investigar. “Las situaciones descritas obedecen a debilidades en la elaboración del presupuesto de gastos del Ministerio, lo que limita la efectiva coordinación de las actividades que debe realizar la UAI en el ejercicio de sus funciones, dado que está sujeta a la aprobación de los gastos necesarios para ejecutar las actividades que la han sido asignadas”, explica el informe.

¿Cuántos funcionarios se dedican a las labores de auditoría interna en una institución del tamaño y relevancia del Ministerio de Salud? “La UAI tiene 52 cargos registrados, de los cuales al 31-12-2013 se encontraban ocupados 21, mientras que al 22-06-2015 la nómina de personal ascendía -en realidad, descendía- a 13, siendo dicha cantidad insuficiente para acometer las funciones de control que legalmente le han sido atribuidas, tomando en consideración la estructura organizativa del Ministerio de Salud”, alertó la Contraloría General de la República.

Para remate, de esos 13, solo cinco son auditores y dos estaban en comisión de servicio, una en la Superintendencia de Seguridad Social y otro en la dirección regional de Salud del estado Guárico desde septiembre de 2013 y mayo de 2014, respectivamente.

La Contraloría General de la República encontró que “no ha sido designado mediante concurso público el titular de la UAI”. ¿Por qué ocurrió esta transgresión a la ley? La respuesta está en una comunicación de la Dirección de Recursos Humanos del Ministerio de fecha 19 de agosto de 2015, donde informa que “habían adelantado algunos pasos” en ese sentido; “sin embargo, estos quedaron suspendidos a raíz del nombramiento del nuevo ministro”, Henry Ventura, el 16 de marzo de 2015.

“Todo lo anterior pudiera afectar la independencia y la objetividad necesaria en el desempeño de las atribuciones otorgadas legalmente a esa UAI”, sentencia la Contraloría General de la República.

Ni la planta física se salva. El informe reseña que los expedientes que reposan en el archivo central de la UAI “en su mayoría están deteriorados y dañados por la humedad, moho, desechos de roedores y arenilla de construcción. Cabe señalar –añaden- que dicho espacio estuvo ocupado desde 2010 hasta 2014 por familias que esperaban asignación de viviendas”.

La Unidad de Auditoría Interna de la cartera de Salud tampoco brindó a su menguada nómina los cursos de capacitación y adiestramiento que había planificado para 2014 y 2015. ¿El motivo? “El control de la ejecución de los cursos depende de la Dirección General de la Oficina de Gestión Administrativa”. La Contraloría General de la República concluye que esta limitación atenta contra la posibilidad de que “el personal esté actualizado en cuanto a los aspectos jurídicos y técnicos y por ende, afecta el desempeño de las funciones de control que le han sido conferidas”. No mejora el enfermo

EE